Ciencia y tecnología

Cigarro electrónico, igual de adictivo que el normal

En vez de ser una alternativa para dejar de fumar, estos cigarros tienen químicos que podrían ser adictivos

Teorema Ambiental/Redacción

Pese a que es visto como una alternativa para dejar de fumar, o una forma divertida de “echar humo” y menos adictiva que el cigarro tradicional, al momento no se cuenta con estudios científicos que avalen las bondades o el daño real del cigarro electrónico.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cigarro electrónico es considerado como un producto nocivo y altamente adictivo, pese a que no incluye tabaco en su composición. El vapor emitido por estos dispositivos puede contener sustancias tóxicas y compuestos cancerígenos como acrilaldehído, formaldehído, acetona y otros carbonilos, en menor o igual magnitud que en el humo de cigarro.

Además, pese a que no tiene una combustión, el vapor de un cigarro electrónico, contiene sustancias químicas, entre las que se encuentran nicotina, propilenglicol, glicerina vegetal, polietilenglicol, agua y saborizantes artificiales.

Eric Bernicker, médico oncólogo y presidente del Comité de Cáncer del Houston Methodist Hospital, dijo que las tabacaleras han impulsado esta tecnología, bajo el argumento de que solo cuando se quema el tabaco sin combustión, hay menos riesgo.

Pero no se tienen suficientes estudios para afirmar que este tipo de productos son seguros para la salud en el corto, mediano y largo plazo.

Señaló que tampoco se ha confirmado que ayuden a dejar de fumar y recomendó que jóvenes e incluso los adultos jóvenes no hagan uso de estos productos.

cigarro-electronico01

“Al final del día el uso de este tipo de dispositivos les generará una adicción, por lo que desde mi punto de vista médico y de salud, considero que este tipo de productos deben evitarse a toda costa”, subrayó.

En México está prohibida la comercialización y publicidad del cigarro electrónico, debido a que no cuentan con registro sanitario por lo que el uso supuestamente terapéutico no ha sido comprobado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

De acuerdo con el artículo 16 de la Ley General para el Control del Tabaco, el país solo reconoce y acepta como producto del tabaco a los cigarrillos.

De igual manera, los dispositivos que no permiten la combustión del tabaco tampoco han recibido aprobación sanitaria, ya que no cuentan con estudios que avalen el riesgo reducido a la salud.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO