Biodiversidad

A un paso del desastre ecológico: Reino Unido

Los altos patrones de consumo en el Reino Unido están convirtiendo a este país en dependiente de las importaciones, además de estar a punto de quedarse sin recursos naturales, señala un informe.

El estudio, hecho por la organización New Economics Foundation (NEF) y la Open University, establece que el 16 de abril será el día en que ese país caerá en lo que denomina como una «deuda ecológica». A escala mundial, ese día será el 23 de octubre.

La publicación advierte que si el consumo global fuera similar al del Reino Unido, habría que tener tres planetas Tierra para abastecer esa demanda.

Los autores de la investigación hicieron un llamado a la ciudadanía a bajar los niveles de consumo.

Andrew Simms, director de políticas del NEF, sostiene que la creciente demanda británica por bienes y servicios tiene un fuerte impacto en el resto del mundo.

«El problema es que nos estamos comiendo nuestro planeta sin pensar en las consecuencias», advierte Simms.

Los datos contenidos en la investigación se basan en el concepto de «huellas ecológicas», un sistema que calcula cuánta tierra y agua necesita una población para producir los recursos que consume y absorber la basura que genera.

Al respecto, señala que en 2004 el Reino Unido exportó a Alemania la misma cantidad de papas que importó desde ese país.

Lo mismo ocurrió con Francia, país al que envió la misma cantidad de leche y crema que luego importó desde París.

En 2004, el Reino Unido exportó 1,500 toneladas de papas a Alemania e importó 1,500 toneladas del mismo producto desde ese mismo país. Importó 465 toneladas de pan de jengibre, pero exportó 460 toneladas del mismo producto.

Envió 10,200 toneladas de leche y crema a Francia, mientras que importó 9,900 toneladas de productos lácteos desde ese país.

Para los investigadores, este tipo de situaciones grafican las ineficiencias del sistema comercial en una época de grandes preocupaciones sobre las reservas energéticas y la emisión de gases contaminantes.

«Si no cuentas con las señales económicas que te muestren cómo dañas el ecosistema, no puedes esperar que esa situación cambie», enfatiza Simms.

La autosuficiencia productiva del Reino Unido ha caído sostenidamente por más de una década, y por otro lado, la producción doméstica de alimentos se encuentra en su nivel más bajo en medio siglo.

El problema es que los expertos temen que en el futuro la situación sea aún más preocupante con el desarrollo de economías emergentes como China y la India.

«Mientras más se aplace en el calendario el ‘día de la deuda’ ecológica, más se agota el capital medioambiental.»

Por eso es inquietante para los científicos que este año la fecha mundial haya sido establecida en octubre.

«El problema es que no somos lo suficientemente listos como para saber a qué punto veremos la destrucción de los ecosistemas», destaca Simms.

Fuente: BBC

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO