Agua

Analizan el papel del acceso al agua frente a otros problemas globales

El agua en cantidad suficiente y de calidad adecuada juega un papel central en el control de pandemias pero es necesario construir escenarios de seguridad hídrica

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 30 de abril de 2020.— La crisis sanitaria global provocada por la pandemia del COVID-19 evidencia la necesidad de emprender acciones que coloquen al tema del agua en el centro de la discusión, pasando a acciones específicas que garanticen que este recurso sea factor de vida que asegure la preservación del planeta y de sus habitantes y permita un desarrollo justo, equitativo y sostenible.

Por ello, el Centro Regional de Seguridad Hídrica (Cershi), auspiciado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), publicó un documento titulado “Reflexiones derivadas del coronavirus”, elaborado por el Programa Hidrológico Internacional-Sección México, encabezado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Con base en la experiencia de México en las epidemias del cólera en 1992, la influenza en 2009 y la actual pandemia del COVID-19, el documento establece que el acceso al agua en cantidad suficiente y de calidad adecuada juega un papel central para el control de este tipo de fenómenos, ya que la higiene personal y el lavado constante de manos son fundamentales.

Sin embargo, estas acciones se dificultan cuando las personas no tienen acceso al agua potable, lo cual provoca inseguridad hídrica y es fuente potencial de enfermedad para millones de familias pobres que no acceden al recurso hídrico, o bien lo reciben de forma escasa y de mala calidad.

En el caso de México, más de diez millones de personas de bajos ingresos carecen de acceso a sistemas mejorados de agua y son, en su mayoría, habitantes del medio rural y de zonas periurbanas. Ello les complica prevenir contagios, pues se les dificulta lavarse las manos al recibir agua escasa y de mala calidad. Por ello, el documento destaca la urgencia de elevar a rango constitucional el derecho humano al agua.

De acuerdo con Blanca Jiménez Cisneros, directora de la Conagua, en muchas ocasiones la comunidad o autoridad local sí tienen la infraestructura para el servicio, pero no para la operación, por falta de recursos económicos para sufragar los gastos, en particular los costos de la energía eléctrica, lo cual afecta la calidad del abasto que tiene la población.

El Centro Regional de Seguridad Hídrica (ubicado en el Instituto de Ingeniería de la UNAM) y en el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua [IMTA]) hace un llamado a pensar en un renacimiento en donde las cosas cambien para no continuar haciendo lo mismo, ya que la actual pandemia dejará muchos muertos y sufrimientos, especialmente para las familias más pobres, así como pérdidas económicas gigantescas, pero también ofrece lecciones y oportunidades de cambio.

A su vez, el Programa Hidrológico Intergubernamental, con base en la Unesco, solicitó que el agua se centralice en una sola agencia liderada por el desarrollo de políticas públicas integrales basadas en el conocimiento, la seguridad, la justicia social y la búsqueda de la paz.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO