Transporte

La educación vial comienza desde la niñez: Mobility ADO

La compañía mexicana detalló la importancia de la educación vial desde la infancia, para crear espacios urbanos accesibles y seguros para todos

Ciudad de México, 30 de abril de 2021.— Para que las niñas y los niños logren explorar de manera segura sus entornos y avancen hacia las oportunidades que presenta el futuro, la educación vial resulta esencial ante los diferentes tipos de movilidad en los espacios urbanos. Desde caminar por los alrededores, cruzar las aceras, pasear en bicicleta o hasta viajar por carretera, requiere de conocimientos sobre las normas de seguridad y convivencia tanto de los peatones como conductores, así como del entendimiento de las señales de tránsito para la prevención de accidentes.

De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, se espera que para 2050 viva más de la mitad de la población mundial en zonas urbanas, lo que significaría el aumento de dos tercios de la humanidad en las ciudades, para dar un total de seis mil 500 millones de personas.

Conforme a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas, el Objetivo 11, dedicado a las ciudades y las comunidades sostenibles, busca mejorar la seguridad y la sostenibilidad de dichos espacios, mediante la inversión en el transporte público, la creación de áreas públicas verdes y la planificación urbana de manera que sea participativa e inclusiva.

Por su parte, Diego Landa, director corporativo de Recursos Humanos en Mobility ADO, explicó que “a través de nuestro propósito por mejorar la calidad de vida de las personas, sabemos que al colocar a la niñez como protagonista y multiplicador del mensaje de la educación vial se logrará un futuro mejor para las nuevas generaciones”.

Asimismo, puntualizó que “creemos en la educación vial inicia desde la infancia, porque las capacidades y las competencias que se desarrollan en dicha etapa pueden transformar y salvar vidas en las ciudades, las comunidades y los grupos”.

Por lo cual, la aplicación de la educación vial en los menores requiere de hábitos diarios. Al respecto, Mobility ADO comparte las enseñanzas y prácticas para el cuidado y la protección de los pequeños en ambientes cotidianos de movilidad.

Acera

  • Conocer y practicar las señales de tránsito.
  • Identificar los principales riesgos de accidentes.
  • Crear actitudes de respeto por las personas encargadas del orden del tránsito.

Automóvil

  • Utilizar el cinturón de seguridad.
  • Evitar distraer al conductor.
  • Colocar sistemas de retención infantil de acuerdo con la edad, peso y estatura de los menores.

Bicicleta

  • Portar casco.
  • Usar ropa con reflectores.
  • Estar sentado correctamente.

Autobús

  • Viajar en compañía de un adulto.
  • Portar cinturón de seguridad.
  • Permanecer sentado en el asiento.

Metro y metrobús

  • Evitar sacar la cabeza o las manos de la unidad.
  • Cuidar las pertenencias, para evitar que se atoren en las puertas, ventanas o con algún pasajero.
  • Descender con cuidado.

De acuerdo con la compañía experta en movilidad, por medio de la formación de los pequeños en materia de educación vial, también se beneficia al aprendizaje de la toma de decisiones, que conlleva a promoverlas sobre sus relaciones con la sociedad y, por supuesto, respecto a la vialidad.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO