Sostenibilidad

Tendencias de sostenibilidad en América Latina para fomentar un futuro más verde

  • El interés en la sostenibilidad aumentó un 32 % en el mercado hispano en el último año, superando en un 5 % la conversación en el Reino Unido y Estados Unidos

Teorema Ambiental/Redacción

A medida que la sostenibilidad se convierte en el centro de atención en el ámbito mundial, América Latina está presenciando una creciente intersección entre la publicidad y la conciencia ambiental, con todos los desafíos que esto implica. Las marcas están empezando a darse cuenta del potencial de alinear sus mensajes con la sostenibilidad para conectar con los consumidores conscientes y explorar las posibilidades de nuevos negocios, pero también se enfrentan a preocupaciones comunes como el greenwashing y la presión social de “ser verdes”, cuando en ocasiones el negocio no está a la altura.

Para comprender los verdaderos desafíos y oportunidades para las industrias en América Latina, diferentes countrymanagers de Samy Alliance en todo el continente, exploraron los errores comunes que se deben evitar y destacaron el cambio en el sentimiento del consumidor, todo basado en la investigación para realizar el estudio “The Savvy Consumer: a new mindset”. Desde superar barreras hasta promover prácticas ecológicas, buscamos establecer y entender las estrategias que pueden impulsar un cambio positivo y fomentar un futuro más verde.

El estudio concluye que el interés en la sostenibilidad aumentó un 32 por ciento en el mercado hispano en el último año, superando en un 5 por ciento la conversación en el Reino Unido y Estados Unidos. Los temas clave resaltan la preocupación de las personas por el futuro de nuestro planeta, lo que las inspira a compartir acciones y tomar responsabilidad en sus hábitos de compra y vida; esto está llevando a las generaciones actuales a cambiar sus actividades de fin de semana, sus restaurantes favoritos, productos para el cuidado de la piel, supermercados de referencia y a tratar de encontrar la variante ecológica de cualquier producto o servicio, juzgando y condenando las acciones que contribuyen a la huella de carbono empresarial.

“Es innegable que vivimos en un período en el que los consumidores están cambiando radicalmente su comportamiento hacia las marcas. En el pasado, la decisión de compra se motivaba por la matriz exposición-calidad-precio, pero ya no es tan simple. Ahora hay una necesidad de ir más allá, compartir valores y preocupaciones, y recompensar a las marcas que no solo hablan o planean sobre la responsabilidad social corporativa, sino que también toman medidas, desde la fuente, implementando cambios en sus procesos de producción o posicionándose en cualquier tema político o social”, señaló Caritina Knight, vicepresidenta de Operaciones América.

Los consumidores latinoamericanos están encontrando mensajes de marca relacionados con la sostenibilidad más que nunca y se aferran a ellos, generando presión para tener más servicios, cada vez más accesibles y más ecológicos, especialmente en la industria de la moda. Y tiene sentido si consideramos la existencia del desierto de Atacama en Chile, también conocido como “el vertedero del mundo” y “cementerio de ropa”, que alberga casi 300 hectáreas de ropa desechada.

Hoy en día, Atacama es uno de los vertederos de ropa de más rápido crecimiento en el mundo, debido a la rápida producción en masa de ropa barata y elegante, conocida como moda rápida o moda de bajo costo. Este fenómeno ha generado tanto desperdicio que las Naciones Unidas lo consideran una “emergencia ambiental y social” para el planeta; esto se debe a que entre 2000 y 2014, la producción de ropa se duplicó y los consumidores comenzaron a comprar un 60 por ciento más de ropa y a usarla la mitad de tiempo que antes. En el año 2023, tres quintas partes de toda la ropa acaban en vertederos o incineradoras dentro de un año de su producción, una estadística que se traduce en un camión lleno de ropa usada que se tira o quema cada segundo.

Fotografía: Samy Alliance

Suscríbete al Boletín

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO