El Senado de México - ¿Sabías que?
Desarrollo Urbano

5 puntos para que un proyecto sea amigable con el medio ambiente

Para 2050 el 68 por ciento de la población mundial vivirá en las zonas urbanas, lo cual supone un aumento de recursos básicos que garanticen la calidad de vida de las poblaciones

Monterrey, NL, 9 febrero de 2022.— Actualmente, ocho de cada diez proyectos en las empresas pretenden ser sustentables, pero la realidad es que, de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en los ámbitos urbanos se consume todavía cerca del 50 por ciento de los recursos energéticos del país.

Por ello, en ocasiones, cuando a los desarrolladores les encomienda elaborar un proyecto sustentable, no saben exactamente por dónde comenzar; entonces, ¿cómo elaborar un proyecto sustentable y respetuoso con nuestro medio ambiente? En la actualidad las obras y proyectos van más orientados a lo sustentable.

De acuerdo con el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el tema de sostenibilidad se estima que para 2050 el 68 por ciento de la población mundial vivirá en las zonas urbanas, lo cual supone un aumento de recursos básicos que garanticen la calidad de vida de las poblaciones, aunque con ello se puede afrontar peligros relacionados del cambio climático. Por ello es básico buscar soluciones a nivel de urbanización y del ecosistema urbano.

En este sentido, se sabe que la gestión de proyectos es una tarea integradora que implica gestionar activamente interacciones de los procesos para cumplir los requisitos del patrocinador, del cliente y de los demás interesados, estos procesos involucrados generan información útil para el mejoramiento de la gestión de futuros proyectos. La gestión de proyectos contribuye a que en las construcciones se ejecuten ingenierías de valor que puedan resultar en ahorros sustanciales, por la optimización de los recursos utilizados en las urbanizaciones.

En una consulta con especialistas, Pedro Valdés, director general de Escala, compañía dedicada a la administración profesional de proyectos de construcción, destaca que la gestión de proyectos se convierte en la mano derecha del desarrollador en estos casos, ya que evalúa, planifica, controla y ajusta cada evento o tarea, asegurando que al cierre del proyecto sustentable termine en costo, tiempo y calidad.

“La gestión de la calidad y de riesgos, es una parte imprescindible de nuestro quehacer como directores de proyectos, ya que tiene relación directa con la gestión de proyectos sostenibles”, anotó Pedro Valdés.

En su opinión, debemos tomar en cuenta cinco puntos clave para tener ese proyecto amigable con el medio ambiente:

1) Hacer una investigación profunda del sitio donde se está planteando el proyecto sustentable y profundizar en algunos detalles como asolamientos, vientos dominantes, promedio de temperatura anual y promedio de precipitación pluvial anual. De esta manera se aprovechará el aporte energético del sol, la ventilación natural y las bondades del clima.

2) Existen múltiples sistemas con los cuales podemos lograr que el proyecto sustentable sea eficiente energéticamente. Entre estos sistemas podemos encontrar fachadas o techos con placas solares, calentadores solares, compostas, biodigestores, sistemas de captación de agua de lluvia, generadores eólicos o sistemas de ahorro de agua.

3) El uso de materiales reciclables también ayuda a integrar al proyecto sustentable más con la naturaleza. También es recomendable que se propongan materiales locales o de la región, reduciendo el tiempo de transporte que se transforma en ahorro de combustible y se contamina menos. Con ello lograremos ser amigables con el medio ambiente.

Se ha comprobado que las edificaciones construidas con materiales naturales o ecológicos tienen más longevidad.

4) Hacer un análisis en los procesos constructivos que se tendrán que ejecutar para llevar el proyecto a cabo. En ello podemos poner atención en la planeación para tratar de afectar lo menos posible el entorno ya sea con materiales tóxicos o que puedan dañar la vegetación. Así como ser muy responsables con aquellos procesos que demanden una mayor cantidad de agua o de energía eléctrica.

5) Tomar en cuenta la gestión de residuos para un proyecto sustentable para lograr ser responsables separándolos en diferentes categorías que pueden ser: metales, cerámicas, plásticos y resinas. En el caso de remodelaciones o reformas, se debe tener cuidado con los residuos de las demoliciones. Se podría reutilizar y reciclar algunos materiales que puedan funcionar en otro sector del proyecto.

Tomando en cuenta estos puntos, la sustentabilidad trae beneficios que forman parte de las consideraciones estratégicas para el desarrollo de proyectos con la finalidad de alcanzar las metas y los objetivos como el ahorro de costos, la reducción del riesgo y crecimiento de los ingresos.

“La conciencia sobre el tema de sustentabilidad no es ajeno a cada uno de nosotros y como gestores de proyectos debemos lograr un resultado o producto para cumplir los objetivos de un proyecto en específico. Ha pasado más de una década desde que México empezó a tomar en cuenta el concepto ‘sustentabilidad’. Los desarrolladores nacionales están adoptando esta nueva forma de pensar y van por el camino de la conciencia ambiental”, comentó el directivo de Escala.

Fotografías: Escala

Suscríbete al Boletín

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO