Ciencia y tecnología

No hay tecnología que mitigue los predicamentos climático y ambiental

Por muchas décadas, estas “soluciones tecnológicas” han fracasado totalmente: no han logrado detener el crecimiento exponencial de los “problemas climáticos y ambientales”

Miguel Valencia Mulkay

Ciudad de México, 7 de junio de 2021.— Por muchas décadas, los gobiernos poderosos (el G-7), especialmente Estados Unidos, han querido “resolver” los “problemas climáticos y ambientales”, por medio de “soluciones tecnológicas” (focos ahorradores, autos eléctricos, biocombustibles, bonos de carbono, mercados de carbono, compensaciones, plantaciones de árboles, centrales nucleares, grandes instalaciones eólicas y solares, captura de carbón, ahorro de energía, hidrógeno verde, geoingeniería, entre otros), con el apoyo de “expertos” (científicos o investigadores ambientalistas, cargados de grandes títulos de universidades globalizadas).

Por muchas décadas, estas “soluciones tecnológicas” han fracasado totalmente: no han logrado detener el crecimiento exponencial de los “problemas climáticos y ambientales”, sin embargo, en estas tristes décadas nos han hecho perder riquezas de valor infinito (especies, glaciares, selvas, bosques, mares, estabilidad climática y ecológica) y la existencia de cientos de millones de personas. Han conducido a la humanidad hacia su extinción.

La tecnología no solo se ha mostrado totalmente incapaz de ayudar a la mitigación de los predicamentos climático y ambiental, ha confirmado que en los últimos siglos ha estado detrás de su aparición y del rechazo a realizar las acciones que pueden o podrían mitigarlos.

Desde hace ya muchas décadas, estos gobiernos y estos “expertos” han mentido y engañado sobre el fondo de los “problemas climáticos y ambientales”, han ocultado información, promovido decisiones muy irresponsables que podrían considerarse criminales: han hecho crecer los genocidios y los ecocidios y las muertes y los sufrimientos de millones de personas; han hecho crecer mucho las probabilidades de extinción de la humanidad en este siglo.

Ni por asomo, los gobiernos poderosos (el G-7) y los “expertos” que los apoyan han querido hablar de poner límites o restricciones (descrecimiento) a los modos de vida, consumos y actividades productivas que han creado y siguen creando los “problemas climáticos y ambientales” y que ponen en grave riesgo la sobrevivencia de la humanidad en este siglo.

Las “soluciones tecnológicas” o tecnologías de reparación que se han querido aplicar para “resolver los problemas climáticos o ambientales”, como lo son, por ejemplo, los mercados de carbono, las plantaciones de árboles o las mentadas “energías limpias” o las “energías renovables” (grandes eólicas y solares, reactores nucleares, hidrógeno verde y biocombustibles) en los hechos han servido y sirven para simular que se hace algo para “resolver los problemas climáticos y ambientales” (para engañar a la sociedad); para conservar por más tiempo el poder irresponsable y las ilícitas grandes ganancias; para seguir con los “negocios sucios de siempre” (business as usual), no hacer cambios de fondo al sistema heredado, con el fin de no afectar a los que se benefician con estos negocios y, sobre todo, para hacer grandes negocios con los “problemas climáticos y ambientales”.

Las “soluciones tecnológicas” se han convertido en el mayor obstáculo en la mitigación de los predicamentos climático y ambiental.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO