Biodiversidad

Protestan contra la salmonicultura

Chilenos y argentinos se manifiestan frente al desastre ambiental de la industria salmonera

Ciudad de México, 14 de mayo de 2021.— El reciente desastre ambiental de mortandad masiva de más de cinco mil toneladas de salmones ocurrido en el fiordo Comau y los canales Jacaf y Puyuhuapi, en las regiones de Los Lagos y Aysén en Chile, volvió a poner en evidencia los históricos impactos de las salmoneras en los frágiles ecosistemas de la Patagonia. El resultado fue que más de 50 organizaciones presentaron una carta al gobierno chileno exigiendo que no se amplíen las concesiones, que no se instalen nuevas jaulas y que la industria se retire de los ecosistemas en riesgo y áreas protegidas.

Bajo esta misma lucha, de manera autoconvocada un grupo de argentinos y chilenos a bordo de sus kayaks se unieron en el medio del canal Beagle para manifestar el apoyo a la sanción del proyecto de ley argentino que pretende prohibir la salmonicultura en la provincia y para reclamar el fin de la industria salmonera en los canales, fiordos y ecosistemas frágiles de Chile.

Las salmoneras amenazan la biodiversidad, la salud de sus habitantes y el desarrollo económico. La provincia fueguina es el único lugar de Argentina que tiene en la mira la industria salmonera para su instalación. Si la ley se aprobara, Tierra del Fuego se convertiría en el primer lugar del mundo en prohibir la industria antes de que se instale. En pocas palabras, sería un ejemplo del cuidado de un modelo económico y productivo sostenible, que respeta tradiciones culturales y prácticas artesanales que generan puestos de trabajo genuinos e ingresos por turismo y por la comercialización de productos locales.

La campaña se llevó a cabo bajo la convocatoria de ciudadanos de Argentina y Chile, así como miembros de distintas organizaciones. Asimismo, la iniciativa tiene el apoyo de la marca de ropa outdoor Patagonia, reconocida por su activismo ambiental. Desde ambos lados, los países vecinos salieron en kayaks para encontrarse en el límite que divide el canal y desplegar una bandera en contra de la salmonicultura.

David Alday, vocero de la comunidad Yagán de Puerto Williams, afirmó: “No podemos dañar este acuario natural que compartimos ambos extremos. Es por ello que, en este encuentro binacional, reforzamos nuestro compromiso con el mar y el medio ambiente y decimos, desde este canal navegado durante miles de años por nuestro pueblo canoero yagán: NO a la salmonicultura.” Por su parte Mariano Torre, actor y activista ambiental fueguino, expresó: “Es un producto Premium al que pueden acceder muy pocos argentinos a costa de la salud y bienestar de toda una provincia. El turismo en Tierra del Fuego genera más de 16 mil 500 puestos de trabajo. La salmonicultura generaría 120 compitiendo directamente con el turismo ya que ambas industrias necesitan del canal para desarrollarse.”

Las comunidades de Puerto Williams —es la ciudad más austral de Chile— y Tierra del Fuego —en el extremo sur de la Argentina— lograron ir frenando la expansión de la industria en el canal Beagle, pero Tierra del Fuego necesita que se apruebe la ley para prohibirla definitivamente y Puerto Williams, a su vez, que se avance con el Espacio Costero Marino para Pueblos Originario (ECMPO) de la comunidad Yagán: la única forma efectiva y concreta de proteger la zona. Es así que, a través de la plataforma P2action de Patagonia Chile, se difunde la campaña digital “No más Desastres Ambientales” donde las personas pueden enviar un mail directamente a las autoridades chilenas para exigir el fin de la industria salmonera en canales, fiordos y lagos del sur del país.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO