Biodiversidad

Los animales más espantosos que habitan el fondo marino

Pese a que en estos espacios no hay vegetación o luz y la presión es altísima, hay una gran cantidad de biodiversidad, que en la mayoría de los casos resulta tétrica

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 26 de mayo de 2020.— Los ecosistemas de fondo marino ocupan dos terceras partes de la superficie terrestre. Pueden alcanzarse las impactantes profundidades mayores a los 3.5 kilómetros por debajo de la superficie y pese a que en estos espacios no hay vegetación o luz y la presión es altísima, hay una gran cantidad de biodiversidad, que en la mayoría de los casos resulta tétrica. Estos son algunos ejemplos de los animales que habitan allí:

Lophiiformes.- Se trata de un orden de peces que abarca 210 especies, que tienen en común su método de “pesca”: Sobre su cabeza, desde la espina dorsal, tienen una protuberancia que brilla en la oscuridad y funciona como una caña de pescar.

Estos peces viven en los fondos oceánicos del Atlántico y Antártico. Los más grandes miden un metro de longitud.

Hay un grupo de especies de lophiiformes que habitan a por lo menos dos mil metros por debajo de la superficie. Allí han desarrollado bocas muy grandes y dientes puntiagudos para facilitar la caza.

Mixinos.- Parecen serpientes o anguilas por su cuerpo largo y delgado. Sus ojos están “hundidos” bajo la piel, y su boca es redonda. Cuando están estresados o son atacados, secretan una especie de baba espesa como si fuera sudor. Son una forma de “vertebrados” de las más primitivas que se conoce.

Sin embargo no tiene huesos como tal, sino un esqueleto cartilaginoso. Viven en aguas frías, entre 400 y mil 300 metros de profundidad. Se alimentan de organismos muertos o moribundos y habitan el planeta desde hace 300 millones de años.

Tiburón duende.- Tiene un enorme hocico en forma de “cuerno” y un color traslúcido, por lo que parece que le arrancaron la piel. Destaca porque es capaz de hacer que su mandíbula sobresalga hasta en 9 por ciento del tamaño de su cuerpo, “proyectándola” a una velocidad de 11 kilómetros por hora.

Su hocico tiene órganos que le permiten sentir campos eléctricos en la oscuridad. Gran parte de sus avistamientos proviene de Japón, EEUU y el Golfo de México. Viven entre 270 y 960 metros bajo la superficie.

Pez borrón.- Este pez ganó un concurso de la Sociedad para la Conservación de Animales Feos.

En su hábitat natural (profundidades de 610 a mil 200 metros), no luce tan gelatinoso como en la superficie, debido a que la presión en esas zonas es hasta 120 mayor que en la superficie. Esta presión le da su soporte estructural; cuando lo traen a la superficie se vuelve “aguado”.

Vive alrededor de Australia, Tasmania y Nueva Zelanda. Es una especie de la que se desconoce todavía cuánto viven, cómo se aparean o cómo se distingue un género de otro. Se tienen registradas más de 30 especies dentro de una misma familia.

Tiburón de boca ancha.- Es una especie tan rara que solo se tienen registrados 69 avistamientos. Cuatro de ellos han sucedido en Nayarit y Baja California. Este tiburón es conocido principalmente por sus enormes fauces con tres filas de dientes funcionales. Pueden medir hasta cinco metros y medio y son extremadamente pesados.

Por la noche nadan en aguas superficiales y durante el día se sumergen hasta las profundidades. Se han avistado especímenes a profundidades de hasta 160 metros por debajo de la superficie.

Macropinna microstoma.- Se le conoce como “pez de cabeza transparente”, ya que un escudo transparente cubre su cabeza, permitiendo observar los huesos del interior. La cabeza está cubierta de fluido, mientras sus ojos tienen forma tubular y parecen estar colocados siempre hacia arriba.

Aunque la especie se descubrió desde 1939, fue hasta finales de la década pasada que un equipo del Instituto de Investigación del Acuario de Monterey Bay estudió al animal en su hábitat, en una profundidad de 600 a 800 metros.

En este estudio, se descubrió que sus ojos pueden rotar en diferentes direcciones para buscar presas. Son órganos ultrasensibles, pues viven en zonas con una mínima cantidad de luz.

Tiburón fantasma.- También es conocido como quimera azul de nariz puntiaguda. Unos grandes ojos redondos, un hocico desproporcionado y una piel que luce viscosa, son algunos de sus “encantos”. Este pez pertenece a la orden de las quimeras: son animales que no tienen huesos, sino estructuras cartilaginosas. Viven en las profundidades del mar.

El video que te mostramos a continuación fue el primer material captado de un tiburón fantasma con vida. Fue captado en 2016 por el Instituto de Investigación del Acuario de Monterey Bay.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO