Biodiversidad

Impulsan zoológicos de CDMX y Chiapas reproducción del tapir, especie mexicana en extinción

  • Cayos, un tapir centroamericano de 19 años, habitante de Chapultepec, viajó el 30 de abril al ZooMAT de Tuxtla Gutiérrez para reproducirse con hembras de este espacio

Teorema Ambiental/Redacción

Como parte de un acuerdo de colaboración y con el propósito de continuar con la reproducción de especies en peligro de extinción, la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, a través de la Dirección General de Zoológicos y Conservación de la Fauna Silvestre, informa sobre la llegada de Kinich, un tapir centroamericano proveniente de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, al Centro de Conservación de la Vida Silvestre de Chapultepec.

Este peculiar visitante es un macho que ya puede ser apreciado en el bosque tropical del Centro de Conservación de la Vida Silvestre de Chapultepec proveniente del ZooMAT, otro centro de conservación de la vida silvestre en Chiapas que tiene como misión impulsar acciones de conservación de la fauna nativa del estado, con especial énfasis en las especies amenazadas y su entorno.

El acuerdo de colaboración entre los centros de conservación de la Ciudad de México y Tuxtla Gutiérrez contempló, por primera vez entre estas instituciones, el intercambio de ejemplares de tapir, motivo por el cual Cayos, conocido y querido en Chapultepec, viajó el pasado 30 de abril al ZooMAT para iniciar un proceso de acoplamiento con las hembras que habitan en este centro chiapaneco para lograr su reproducción.

El bienestar animal, la educación para la conservación, la ciencia e investigación y la colaboración entre instituciones constituyen algunas de las diversas herramientas que se utilizan hoy en día para apoyar la conservación de las especies de fauna silvestre, muchas de las cuales se encuentran amenazadas o en peligro de extinción.

Hoy en día los Centros de Conservación de la Vida Silvestre en la Ciudad de México se han convertido en importantes aliados para la reproducción de algunas de las especies silvestres en riesgo, así como en espacios de investigación y educación que buscan detener la fuerte presión que los humanos ejercemos sobre los ecosistemas naturales.

Estos intercambios ocurrieron como parte del proyecto del Gobierno de la Ciudad de México, para convertir los tres zoológicos de la ciudad (Chapultepec, San Juan de Aragón y Los Coyotes) como sitios dedicados a la conservación de la vida silvestre, con una vocación educativa, de investigación y de conservación. Esto ha permitido el desarrollo exitoso de programas de recuperación de especies, e incluso de reintroducción en sus hábitats naturales, tal y como ocurre con el cóndor de California y el lobo mexicano.

Fotografía: Sedema

Suscríbete al Boletín

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO