Transporte

Puntos de seguridad en autos eléctricos ante colisiones

Para minimizar los daños a la batería de alto voltaje en caso de un impacto, los fabricantes están reconsiderando la arquitectura actual del vehículo

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 26 de mayo de 2020.— El tema de la seguridad es prioritario para la masificación del transporte eléctrico en el mundo. Sin embargo, el sistema de funcionamiento de estos vehículos es diferente que los autos de combustión interna, por lo que los requerimientos deben adaptarse para que garanticen la integridad del vehículo y la seguridad de los pasajeros en caso de una colisión.

Estos son algunos de los requerimientos. Por ejemplo, para minimizar los daños a la batería de alto voltaje en caso de un impacto, los fabricantes están reconsiderando la arquitectura actual del vehículo. Las baterías montadas en el piso completamente encerradas son más seguras, pero se debe desviar de ellas la energía de un impacto lejos de la batería.

La firma Polestar ha desarrollado el “Bloque SPOC” (Accidente de compensación parcial severa) para sus dos vehículos eléctricos. Se trata de dos bloques de aluminio colocados en la parte frontal que evitan que las ruedas delanteras se desplacen hacía atrás durante un choque frontal.

El diseño también ayuda a retrasar el umbral de lesiones fatales provocadas por la estructura del vehículo. Todos los autos, sin importar su fuente de energía para moverse, liberan una gran cantidad de energía almacenada al momento de un choque importante.

Las baterías de los autos eléctricos son un poco más complicadas que las convencionales, porque un incendio en un auto se debe a un escape térmico, cuando el calor producido causa daños que provocan la liberación de más calor. Pero en un auto eléctrico sería más complicado apagarlos porque la batería está compuesta por varios miles de celdas individuales y habrá secciones de la batería que todavía están activas y aún contienen energía. Si se altera la batería dañada, se puede reanudar la fuga térmica hasta que la batería esté totalmente agotada.

La otra gran diferencia es el alto voltaje. Los vehículos eléctricos funcionan a alrededor de 400 voltios, y aunque el Porsche Taycan es el primer vehículo con un sistema de 800V, pronto habrá más como este. En caso de un accidente, sería peligroso para los pasajeros o el personal de servicios de emergencia tener contacto con el cableado de alto voltaje dañado, por lo que en un choque, la batería se desconecta de la fuente.

La compañía Bosch reveló hace un año un dispositivo que se activa por un chip de silicio, que responde al sistema de bolsas de aire, e impulsa una pequeña cuña a través de los cables de alto voltaje, con el fin de evitar estos incendios.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO