Transporte

Proyecto pionero para recargar sin cables los vehículos eléctricos

El proyecto Unplugged es una iniciativa europea respaldada por el Séptimo Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico (7PM) en la que participan 17 socios, entre empresas privadas, centros de investigación y universidades europeas

El objetivo del proyecto Unplugged, presentado por Endesa, es desarrollar un sistema de carga rápida sin cables para que el usuario del vehículo eléctrico simplemente coloque su coche sobre una plataforma de carga situada en el suelo y pueda cargarlo sin ningún tipo de contacto físico entre el suelo y el punto de recarga.

La puesta en macha del consorcio de los socios que participan en Unplugged ha sido organizada en Barcelona por Endesa, que lidera el grupo de trabajo encargado de construir la estación de carga rápida por inducción así como su integración con el dispositivo necesario dentro del vehículo. La iniciativa, en la que también participa la Fundación Circe de Zaragoza, es pionera en el mundo y permitirá conocer cómo el uso de la carga inductiva en entornos urbanos mejora la comodidad y la sostenibilidad de la electromovilidad.

El proyecto Unplugged es una iniciativa europea respaldada por el Séptimo Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico (7PM) en la que participan 17 socios, entre empresas privadas, centros de investigación y universidades europeas. También colaboran ciudades como Barcelona y Florencia. Cuenta con un presupuesto de 2.3 millones de euros y una duración de dos años y medio.

Endesa indicó que el método de carga de vehículos eléctricos mediante carga inductiva evita tener que recurrir a cables. Con este nuevo método que se pretende desarrollar, el usuario de VE simplemente colocará su coche sobre una plataforma de carga situada en el suelo y sin ningún tipo de contacto físico ni esfuerzo adicional conseguirá cargar la batería de su vehículo. El sistema se basa en la transferencia de energía inductiva (IPT) entre un dispositivo integrado en el vehículo eléctrico y otro enterrado en el pavimento, siendo el proceso completamente inalámbrico al no existir conexiones visibles entre el vehículo y el punto de recarga.

El sistema tendrá otra serie de ventajas, ya que se pretende que funcione en entornos adversos, incluyendo temperaturas extremas, sumergido en agua o cubierto de hielo y nieve. Además, no producirá ningún impacto visual en el paisaje urbano al estar todos los dispositivos ocultos en el pavimento. Esta ventaja es importante en el caso de trenes y tranvías urbanos porque permiten la eliminación de cables aéreos.

Fuente: Energías Renovables

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO