Transporte

Presentan tres prototipos de avión propulsados con hidrógeno

Fueron creados por la armadora europea de aviones, Airbus, para reducir emisiones contaminantes, pues este sector es responsable de 2 a 3 por ciento de las emisiones mundiales de CO2

Teorema Ambiental/Redacción

Leiden, Holanda, 23 de septiembre de 2020.— La armadora francesa de aviones Airbus presentó este lunes tres prototipos de aviones impulsados con hidrógeno y espera poner en servicio un aparato comercial de cero emisiones en 2035, en un contexto de creciente presión de la opinión pública en favor de transportes no contaminantes.

“Esperamos desempeñar un rol de primer plano en la transición más importante que va a conocer nuestra industria”, aseguró Guillaume Faury, presidente ejecutivo de Airbus, al inferir que la armadora desea encabezar la “descarbonización de la industria aeronáutica”.

El sector aeronáutico está en una crisis económica por la caída en sus ventas por el confinamiento provocado por el covid-19 y las críticas de sectores ambientalistas por ser responsables de entre 2 a 3 por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2), por lo que la industria busca transitar a las energías limpias lo más pronto posible.

Los tres prototipos son impulsados por hidrógeno y fueron denominados con el nombre genérico de “ZEROe”, en referencia a que son aparatos “cero emisiones”, ya que estos motores solo emiten vapor de agua a la atmósfera.

El primero es un turborreactor de configuración clásica. Tiene capacidad para entre 120 y 200 pasajeros y una autonomía de más de tres mil 500 km, se alimentará por una turbina de gas que funciona con hidrógeno, almacenado en depósitos situados en la parte trasera del fuselaje.

“Los motores funcionan con una turbina de gas donde se quema keroseno vaporizado”, explicó el director general de aviación civil (DGAC) francesa, Patrick Gandil, y señaló que la combustión del hidrógeno es “casi igual de energético” que la turbosina y para adaptar las aeronaves solo se requieren ligeras modificaciones.

El segundo concepto es un avión de alcance regional turbopropulsado (de hélice) que podría llevar hasta 100 pasajeros a una distancia de mil 800 km. Mientras que el tercer concepto es un ala volante con una capacidad y autonomía similar al primer modelo.

Estos diseños cuentan con un fuselaje excepcionalmente amplio que aumenta la capacidad de almacenamiento del hidrógeno, así como para el acondicionamiento de la cabina, pues este factor es el principal reto que tienen estos aparatos. Requiere de un espacio de almacenamiento cuatro veces superior al de la turbosina y debe ser preservado a una temperatura de -250 grados centígrados.

Estos depósitos deben estar adaptados para resistir la presión, y ser de forma cilíndrica o esférica, por lo que no pueden colocarse bajo las alas, como se hace actualmente. Esto obligaría adaptaciones importantes al diseño de los aviones para ubicar motores bajo las alas.

Todo ese proceso llevará en total unos siete años, según Guillaume Faury. “Por tanto la implementación del programa está prevista en torno a 2028. Nuestra ambición es ser el primer constructor en poner en servicio semejante aparato en 2035.”

Este calendario corresponde al objetivo de un “avión neutro en carbono” fijado por el gobierno francés, que prevé dedicarle mil 500 millones de euros hasta 2022 en el marco de su apoyo al sector aeronáutico, luego que muchos países europeos consideran al hidrógeno como uno de los principales ejes del futuro desarrollo del sector aéreo.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO