Transporte

Piden incluir etiqueta informativa que detalle emisiones de autos nuevos

Etiquetado con información sobre rendimiento de combustible y emisiones de los vehículos permitiría que los consumidores ahorraran dinero y contaminar menos

Teorema Ambiental/Redacción

La organización civil El Poder del Consumidor pidió al gobierno de Andrés Manuel López Obrador a revertir las violaciones que hacen las armadoras de automóviles a los consumidores al ocultarles de manera clara y entendible la eficiencia y rendimiento en los autos nuevos. Que cuenten con esta información les permitiría disminuir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, mejorar la calidad del aire y reforzar la seguridad energética del país.

En conferencia de prensa, la organización propuso incluir en cada auto una etiqueta de manera obligatoria que detalle la eficiencia en los automóviles. Sin embargo, esta iniciativa ya fue apliada en 1981 como parte del programa de Energía implementado por el presidente José López Portillo.

Esta etiqueta dejó de imprimirse en 1991 y desde 2012, existe una Norma Oficial Mexicana que obliga a que los refrigeradores y congeladores electrodomésticos cuenten con un etiquetado visible a los consumidores que proporcione información sobre el consumo de energía del producto en relación con los otros similares.

Un auto con un consumo promedio de 12 km/l consumiría en un año (15 mil km recorridos) mil 250 litros de gasolina. Inexplicablemente no existe un etiquetado similar a la de los refrigeradores, para autos nuevos.

Si se toma en cuenta el auto más eficiente en comparación con el menos eficiente en el segmento de los autos compactos, un consumidor estaría pagando anualmente en gasolina Premium $35 mil 672 mientras que el otro $17 mil 939 pesos, es decir hay una diferencia más de $17 mil 700 de gasto en autos de la misma categoría. Lo que representa, por un lado, un desperdicio de más de 850 litros de gasolina al año y, el consumidor ahorraría en dinero de aproximadamente el 50%.

Actualmente la omisión de un etiquetado en vehículos obstaculiza el desarrollo de una cultura de eficiencia energética y de menor generación de contaminantes y de gases de efecto invernadero (GEI). A lo anterior, hay que sumarle la lentitud con que la industria automotriz mexicana ha avanzado en los estándares de eficiencia y control de emisiones de los vehículos a combustión interna.

Si se volviera obligatoria una etiqueta de estas características, se abriría toda una gama de políticas públicas complementarias que podrían ayudar a desincentivar el uso de automóviles poco rendidores, como costos diferenciados de acuerdo al rendimiento en cuanto a tenencia, verificación y parquímetros, por sólo mencionar algunos.

Pese a que desde el 2013 existe la norma oficial mexicana NOM-163-SEMARNAT-ENER-SCFI-2013 que establece los parámetros de vehículos ligeros en cuanto a las emisiones de Bióxido de Carbono (CO2) y su equivalencia en términos de rendimiento de combustible se sigue omitiendo la impresión de calcomanías o etiquetados para el consumidor en los vehículos nuevos, lo cual denota un marcado ocultamiento y la violación a un derecho básico del consumidor: el derecho a la información.

La etiqueta contempla los siguientes elementos:
1) Los diferentes rendimientos: en ciudad, en carretera, combinado y ajustado
2) Comparativo de gasto/ahorro en 5 años con respecto al promedio del segmento
3) Proyección de gasto anual
4) Ranking de emisiones de contaminación de la calidad del aire
5) Ranking de rendimiento y emisiones de calentamiento global
6) Emisiones de CO2 por km.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO