fonatur-tren01
Transporte

No haremos estudios de Tren Maya que no pida la ley: director de Fonatur

“Este país no puede ser conservacionista, porque se necesita mover”, dijo

Teorema Ambiental/Redacción

Rogelio Jiménez Pons, director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), señaló que desarrollar el proyecto del Tren Maya tomará un año, pues los estudios de impacto ambiental para instalar las nuevas vías tendrán que hacerse conforme avance la obra. Además, indicó que no será necesario hacer estudios adicionales a las zonas donde ya están instaladas las vías.

“Yo tengo una vía aquí, esa vía tiene un programa de rehabilitación, ¿qué estudios necesito más? Si eso tiene 65 años funcionando, ¿por qué vamos a hacer un estudio que la ley no me pide, para una cosa que está operando?”, señaló ante la incertidumbre que genera el inicio de las obras si no se cuenta con todos los estudios ambientales.

“Poco ayuda el que se critique una obra que lleva gran contenido social”, explicó a la prensa sobre los lineamientos de la obra, que han generado dudas sobre su viabilidad, pues la ruta que se prevé en Quintana Roo, podría pasar sobre una red de cavernas que resguardan agua dulce y tienen importantes funciones ambientales en la región.

fonatur-tren

“Tampoco puedes privilegiar solamente la naturaleza, en detrimento de la parte social o la parte económica, tienes que mantener un desarrollo. Este país no puede ser conservacionista, porque se necesita mover. En el momento en que se mueva el país, va a haber un efecto ecológico. Aquí la discusión es cuáles son las medidas de mitigación ecológica que tienen que ver en la cantidad y calidad de vida. La filosofía es esa: cuidemos a la gente y la gente va a cuidar también al medio ambiente”, aseguró.

La obra, de acuerdo con el funcionario, ya cuenta con la mitad de la vía instalada, la cual solamente será rehabilitada. “Este tramo pasa por Escárcega (Campeche), sube hasta Campeche, da vuelta hacia Mérida y llega hasta Valladolid. Falta construir un tramo donde no hay más que los derechos de vía; este tramo pasa por Calakmul, entra hacia Chetumal, y sube hacia Tulum, Playa del Carmen y Cancún”, explicó.

“Lo que más daño hace a una Reserva de la Biosfera es la pobreza, la marginación, porque los campesinos sin tierra invaden, la gente empieza a talar árboles, se hacen las tortillas más caras, es un desastre. No es un problema de biólogos, es un problema social, económico”, agregó.

Considera que el tren levantará la calidad de vida de la gente con programas como el de reforestación o empleo. Según explica Jiménez Pons, lo más importante para Fonatur es el ordenamiento territorial que las terminales del Tren Maya representarán para la península de Yucatán.

Se tiene pensado que en las terminales se formen nuevos desarrollos urbanos cuya característica fundamental es que tengan 70 por ciento de áreas verdes y 30 por ciento de área urbanizada. Estas nuevas ciudades generarían oferta turística.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO