Transporte

El transporte público, el más contaminante; programa “Hoy No Circula” requiere revisión urgente

El transporte público es el que más contamina; en primer lugar los microbuses, después los taxis y autos de otros estados de la República

México, D.F.— El programa “Hoy No Circula” (HNC) surgió en 1989 con el objetivo de reducir la emisión de contaminantes en la zona metropolitana del Valle de México mediante la restricción de la circulación vehicular de lunes a viernes; años más tarde, en 2008, la medida añadió el sábado. Sin embargo, asegura el doctor Héctor Riveros Rotgé, investigador del Instituto de Física de la UNAM, el programa no ha logrado una disminución significativa en la contaminación del aire de la ciudad.

De acuerdo con un reportaje de Azteca Noticias, el también miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, aseguró que la medida aplica tanto para vehículos de uso particular como público, a pesar de que estos últimos son en realidad los más contaminantes, en primer lugar los microbuses seguidos de los taxis y autos de otros estados de la República.

En 2006, agregó, la Secretaría del Medio Ambiente (SMA) del Distrito Federal publicó un estudio, coordinado por él, que evaluó y comparó las emisiones de distintos tipos de vehículos que circulan en la zona metropolitana del Valle de México mediante sensor remoto. Las mediciones consideradas en el estudio corresponden a las campañas de monitoreo vehicular de los años 2000 y 2005.

Dicho documento muestra que el transporte público de pasajeros es el más contaminante del parque vehicular, incluso señala: “esta situación es preocupante toda vez que no sólo son unidades con mayor tasa de emisión (de monóxido de carbono, hidrocarburos y óxidos de nitrógeno), sino que son automotores con recorridos entre cuatro y cinco veces mayores que las unidades particulares”.

Estos transportes viajan más de 100 mil kilómetros por año, por lo cual desgastan los convertidores catalíticos (dispositivos anticontaminantes de los motores de combustión interna) mucho más rápido que los particulares, afirma el especialista. Sin embargo, el documento en cuestión señala que la tasa de sustitución de los convertidores catalíticos en este tipo de transporte no es congruente con lo elevado de sus emisiones, ni proporcional a la tasa de sustitución de dichos dispositivos en comparación con la de los carros de uso particular.

El documento recomienda revisar la operación y la eficacia del Programa Integral para la Reducción de Emisiones Contaminantes (conocido como PIREC, el cual busca fomentar el reemplazo de los convertidores catalíticos en aquellos vehículos automotores modelo 1991 y posteriores, cuyo convertidor catalítico original haya perdido eficiencia en la conversión de los gases de escape), particularmente en lo que respecta a taxis y microbuses, tanto en el Distrito Federal como en el Estado de México. Asimismo, sugiere, en determinado momento, obligar la sustitución del convertidor catalítico de estos vehículos de acuerdo con su edad.

Otra de las fallas del programa HNC se encuentra en las estimaciones de la reducción de la emisión de contaminantes asociados a la restricción vehicular. El documento Actualización del programa “Hoy No Circula” de la SMA del DF, publicado en 2004, señala que hasta ese momento, la medida restringía la circulación de 255 mil vehículos en la zona metropolitana del Valle de México, lo cual evitaba la emisión de 781 toneladas diarias de contaminantes, es decir, 12 por ciento de la emisión que las fuentes móviles en esa zona arrojaban diariamente a la atmósfera.

El problema, señala el doctor Riveros, es que el gobierno calcula como si los conductores de esos coches se quedaran en su casa. Pero si por el contrario, se desplazan en algún otro vehículo particular, o usan el transporte público, el consumo de gasolina, y en consecuencia la emisión de gases contaminantes, se incrementaría en un porcentaje difícil de estimar.

Fuente: Azteca Noticias

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO