ciclovía emergente
Transporte

Ciclovías emergentes, respuesta segura ante el COVID-19

Se han registrado casi 18 mil desplazamientos al día en modos no motorizados sobre la ciclovía de Av. Insurgentes, por lo que se ha pedido a la Semovi apoyar a la instalación de nuevas rutas

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 17 de julio de 2020.— Las organizaciones que integran la Coalición Cero Emisiones reportaron los resultados de los aforos registrados durante los meses de junio y julio sobre la ciclovía de Av. Insurgentes y los beneficios al medio ambiente y a la movilidad en la Ciudad de México.

El reporte señala que al cierre de junio hubo 19 mil 938 desplazamientos totales al día, de los cuales el 88 por ciento correspondía a vehículos no motorizados (bicicleta, scooter, patines, patinetas); 11 por ciento a invasión de vehículos motorizados (motocicletas y automóviles) y el 1 por ciento a desplazamientos a pie (caminando, empujando o jalando algún objeto), para un total de 17 mil 838 conteos efectivos.

La Coalición continuará con una serie de aforos entre junio y septiembre a lo largo de los 20 kilómetros de la ciclovía emergente de Av. Insurgentes (de Eje 1 Norte a Eje 10 Sur) distribuidos en 12 puntos.

Las ciclovías emergentes fueron instaladas en la primera quincena de junio como parte del plan gradual hacia la “nueva normalidad” del Gobierno de la Ciudad de México, derivado de la contingencia por el COVID-19 y con ellas se busca evitar las aglomeraciones en sistemas de transporte semimasivo. Por ello fueron instaladas sobre las vías donde corren las líneas 1 y 2 del Metrobús y a su vez permitir a las personas contar con una oferta más para atender las distintas necesidades de viaje en la ciudad.

Los aforos se realizan bajo dos tipos de conteos, día completo de 06:00 a 22:00 horas y en horarios de máxima demanda (por la mañana, en la tarde y en la noche), para obtener información que permita conocer su comportamiento y atributos para establecer acciones que se deben atender por parte de las autoridades para garantizar la seguridad de las personas que la utilizan, así como dejar constancia de su capacidad de funcionalidad.

Carlos Samayoa, especialista en Transporte y Ciudades Sustentables de Greenpeace México, señaló que “para favorecer el distanciamiento social las ciclovías sobre Avenida Insurgentes y en el Eje 4 Sur son una excelente opción para atender esta recomendación y circular con seguridad. Nos entusiasma que el gobierno de la ciudad haya tomado estas medidas que actualmente forman parte de una tendencia mundial para adaptar las ciudades a las necesidades que la situación sanitaria requiere, especialmente para evitar aglomeraciones”.

Víctor Alvarado, coordinador de Movilidad y Cambio Climático de El Poder del Consumidor, indicó que “mediante los aforos hoy sabemos que al día se producen cerca de 18 mil desplazamientos efectivos”, por lo que demandó mayor vigilancia para garantizar la seguridad de las personas en tramos como Reforma, Insurgentes y Eje 10 Sur.

De la medición de uso de la ciclovía, el 19 por ciento de las personas usuarias realizaron traslados para repartir algún producto o mercancía. Es decir, esta infraestructura ha dado buenos resultados para facilitar las condiciones de trabajo de un sector laboral en pleno crecimiento y que encuentra oportunidades de obtener un ingreso en el panorama de recuperación económica que actualmente se busca fomentar.

Maytonce García, de la organización Transita Seguro, indicó que esta ciclovía ha permitido recuperar el espacio público hacia una ciudad más humana ya que se observan personas realizando alguna actividad deportiva, o peatones trasladando mercancías varias. También hubo ciclistas durante los horarios de lluvia, principalmente repartidores, por lo que estas medidas refuerzan la seguridad de quienes aun en condiciones climáticas desfavorables, deben continuar sus actividades.

Este estudio, también se complementará con una encuesta a los usuarios para medir el grado de aprobación a esta medida, la disposición para usar la bicicleta como medio de transporte con estas condiciones de seguridad y su funcionalidad ante la pandemia de COVID-19.

Víctor Alvarado recordó que cada kilómetro en bicicleta evita a emisión de 250 gramos de dióxido de carbono (CO2), lo que las convierte en una opción clave para el transporte bajo en carbono y contribuye con los compromisos de la agenda 2030 que tiene como objetivo ciudades menos contaminantes y con una movilidad accesible, asequible y sostenible por lo que esta infraestructura debería ser permanente.

Finalmente, señalaron la necesidad de un cambio radical a través de los hábitos individuales, por lo cual convocó a la ciudadanía en su conjunto a sumarse a la petición dirigida al secretario de Movilidad, Andrés Lajous Loaeza, para que la Semovi lidere el trabajo con el fin de mantener las ciclovías y se instalen en otras vialidades.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO