Transporte

Asociación de Bicitekas reclama por carril Bus-bici

Exigen un carril bus-bici de calidad en avenida Reforma y en ejes viales, respeto al Reglamento de Tránsito Metropolitano y sensibilización y educación de la ciudadanía

México, D.F.— Tras el retiro del confinamiento del carril bus-bici en un segmento de Paseo de la reforma y la expulsión del transporte público del carril exclusivo que le garantizaba velocidad en horas pico, la asociación ciclista Bicitekas reclamó la decisión.

Aunque el espacio para el tránsito de bicicletas quedó garantizado tras un anuncio de la Secretaría de Medio Ambiente, Bicitekas explicó que “no sólo queremos ciclopistas, queremos mejor movilidad para todos”, por lo que demandaron “un carril bus-bici de calidad en Reforma y en ejes viales, respeto al Reglamento de Tránsito Metropolitano y sensibilización y educación de la ciudadanía para usar racionalmente el automóvil privado”.

Ayer, el gobierno de la ciudad decidió retirar el confinamiento sobre Reforma, entre Circuito Interior y Anatole France, de manera temporal para reestructurarlo y garantizar mayor movilidad para automóviles y otros medios de transporte.

Ante ello, el grupo ciclista aseguró que “el retiro del confinamiento del carril bus-bici sobre Reforma es un retroceso inaceptable para una ciudad que se propone avanzar hacia formas de movilidad sustentable y eficiente”.

Señalaron que aunque la obra no estaba concluida ni completamente señalizada y carecía de especificaciones para dar seguridad completa al ciclista, las secretarías de Obras, Seguridad Pública y Medio Ambiente debieron haberse coordinado para garantizar su óptimo funcionamiento.

“Bicitekas, AC saluda y defiende la decisión de continuar la infraestructura ciclista que se encontraba inconclusa sobre avenida Reforma y de la que depende la movilidad en bicicleta y el futuro éxito de Ecobici en sus nuevas fases en Chapultepec y Escandón”, manifestó el grupo, quien criticó la propuesta de únicamente hacer una ciclopista confinada sobre Reforma, pues relegaría una vez más al usuario del transporte público.

Además, mantendría los privilegios de los que goza injustamente el automóvil privado y podría crear nuevos conflictos con peatones, si dicha ciclopista no se hace con un ancho adecuado.

Fuente: El Universal

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO