Transporte

Armadoras lucran con equipo de seguridad de autos como equipamiento

Expertos de WRI y El Poder del Consumidor aseguran que se debe fortalecer la norma que regula las condiciones de seguridad vehicular para la población

José Luis Martínez

“Hay familias que están a un choque de ser pobres”, aseguró Anette Ramírez, gerente de Políticas Públicas en Movilidad del Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés) México, durante la presentación del estudio: “Más Seguros: Más Vida, Menos Lesiones”.

En conferencia de prensa con la presencia de Angélica Vesga, directora de Asuntos Públicos de WRI; Stephen Borsniak de El Poder del Consumidor, y Sajhid Refleacciona AC, explicaron que la norma que regula el equipamiento de seguridad que deben cumplir los automóviles en México es sumamente laxa y que, para incluirla, las armadoras cobran un monto adicional como si se tratara de un equipamiento de lujo, cuando en realidad se requiere democratizar la seguridad vial.

Esto, explicaron, porque actualmente la Norma Oficial Mexicana 194, solo exige un dispositivo de los siete recomendados por el Decenio de Acción para la Seguridad Vial que aplica en gran parte del mundo.

Además, señalaron que las armadoras que tienen instalaciones en México realizan un doble armado, con mayores niveles de seguridad, para vehículos que se exportan y tienen una normativa más rigurosa y otra para comercializar en el país, “por lo que simplemente no se instalan aun cuando tienen la capacidad de hacerlo”, señaló Angélica Vesga.

“Incluir este equipo, tiene un costo promedio de diez mil pesos por vehículo, sin embargo, las compañías lo venden entre 20 mil y 90 mil pesos más caro y las cifras de sus costos de fabricación están sumamente ocultas”, agregó.

De acuerdo con el estudio, los vehículos que carecen de este equipo de seguridad son los más económicos, con un costo promedio menor a los 250 mil pesos. Sin embargo no hay un abatimiento de costos importante para las armadoras por incluirlo, agregaron.

“Queremos que estos lineamientos internacionales se incluyan en la norma para que las armadoras no se lo sigan cobrando a los clientes, sino que sea una medida de calidad más estricta para todos y que este acceso a la seguridad sea para todos”, agregó Stephen Borsniak.

“El problema se originó cuando, durante la elaboración de la norma intervinieron grupos relacionados con las armadoras y mantuvieron este nivel de seguridad, similar al de países como Bolivia, en Latinoamérica, mucho muy rezagado comparado con la legislación mundial”, agregó.

El equipamiento de seguridad que incluye la legislación internacional se compone de algunos aditamentos como: Bolsa de aire, cinturón de seguridad de tres puntos, control electrónico de estabilidad o ESC, que reduce los choques por derrapones; FIS, que evita la deformación de la carrocería en caso de un impacto frontal; Sistema AEB o de frenado de emergencia autónoma, e Isofix, para colocar automáticamente los asientos para menores.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO