Tendencias

San Pedro Mártir, el observatorio natural de México

El cielo de San Pedro Mártir permite ver las estrellas con claridad, incluso sin necesidad de estar en el observatorio

Teorema Ambiental/Redacción

San Pedro Mártir, Baja California, 28 de mayo de 2020.— El Parque Nacional San Pedro Mártir, ubicado en la región central de Baja California, resguarda una región serrana llena de pinos, donde el paisaje se cubre de nieve en el invierno, mientras que sus cumbres forman imágenes espectaculares. Pero además destaca por contar con las condiciones perfectas para la observación del cielo nocturno.

Por ello, es considerado como el lugar más adecuado del mundo para ver las estrellas.

Se ubica a tres horas del puerto de Ensenada y se encuentra a dos mil 830 metros sobre el nivel del mar. Además es sede del Observatorio Astronómico Nacional, a cargo de la UNAM.

San Pedro Mártir fue elegido como la sede del centro de investigación en 1971 y sustituyó al Alcázar del Castillo de Chapultepec, a la sede del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) en Tacubaya y al observatorio de Santa María Tonanzintla, en el estado de Puebla.

Todos estos lugares dejaron de ser funcionales debido al aumento en la contaminación lumínica de las ciudades de México y Cholula, respectivamente, por lo que se tuvo que buscar un lugar donde imperara la oscuridad nocturna.

El cielo de San Pedro Mártir permite ver las estrellas con claridad, incluso sin necesidad de estar en el observatorio. Esto se debe tanto a su altura como a su atmósfera, influenciada por el océano Pacífico y el golfo de California.

La sierra es uno de los cuatro mejores lugares para la observación estelar en el mundo, por sus noches despejadas la mayor parte del año (290 noches claras anuales) y la baja contaminación lumínica. Además, el estado de Baja California publicó una legislación para proteger el cielo nocturno, la cual se convirtió en pionera en el plano nacional.

Mientras que la reserva fue declarada parque nacional desde hace 73 años y actualmente es hogar de especies como el puma, gato montés y borrego cimarrón.

En su interior se puede practicar senderismo o ciclismo, así como armar un día de campo o bien hay cabañas para acampar. Normalmente se satura durante el invierno. Sin embargo, tiene bellos paisajes a lo largo del año.

También hay recorridos a cargo de turoperadores locales y duran desde algunas horas hasta días enteros entre los meses de junio y octubre, con transporte, campamento, noches de fogata y un paseo guiado hacia el Observatorio, aunque no se puede acceder a los telescopios, pues su propósito es 100 por ciento de investigación y estudio.

En Semana Santa hay otras actividades como observación de estrellas con aficionados a la astronomía o visitas al observatorio.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO