Tendencias

Sacerdote da refugio a perros callejeros en su iglesia

El clérigo brasileño durante sus misas invita a los feligreses a adoptar a los animales. Mientras, les ofrece comida y refugio a los caninos

Teorema Ambiental/Redacción

Pernambuco, Brasil, 4 de noviembre de 2019.— El sacerdote brasileño João Paulo Araujo Gomes se está convirtiendo en una especie de san Francisco de Asís, ya que llevó la labor del cuidado de los animales al siguiente grado: ofrece su templo como refugio para perros callejeros, donde les da comida y agua. Además, durante sus misas invita a los feligreses a adoptar a estos animales para que tengan un hogar fijo.

El padre Araujo encabeza la iglesia de Santa Ana, en el municipio de Gravatá, en la provincia de Pernambuco, y además de dar el espacio a estas “criaturas del Señor” también los lleva al veterinario y les permite estar presentes en las misas para que los asistentes los conozcan.

Además, comparte las imágenes de los animales en redes sociales, quienes usualmente conviven con él y reposan tranquilamente en el piso de la iglesia durante las misas.

“Siempre podrán entrar, dormir, comer, beber agua y encontrar refugio y protección porque esta es la casa de Dios y ellos son de Dios”, escribió en Facebook.

Gracias a su labor, varios de los perros han sido adoptados, incluso algunos por el propio sacerdote. Esto también ha permitido que el número de perros callejeros en la zona se haya reducido considerablemente.

“Esta idea comienza porque un grupo de personas llegaron a la iglesia a vender galletas para hacer obras de caridad, pero yo les propuse recoger a los perritos, adoptarlos y permitirles estar en la iglesia”, señaló y explicó que “lo más importante es que la ciudadanía está tomando conciencia con lo que está pasando, muchas personas lo aceptan, pero hay otros que no”.

Luego que recoge a los animales: “las dos fases que llevamos a cabo es la permanencia de los animales en la iglesia que lo complementamos con un comedor que funciona siete días a la semana, por otro lado, la segunda fase es cuando se le da atención a los perros que llegan heridos”.

Finalmente, reconoció que los perros están muy cómodos en la iglesia, los que entran son los que están alrededor de la iglesia. “Yo adopté tres de los cuatro perros de la iglesia”, concluyó.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO