Tendencias

Reciclar puede enriquecer tierras agrícolas

El Programa de Reciclaje y Autofinanciamiento para el manejo y disposición final de residuos sólidos busca enriquecer las tierras de cultivo y dejar de dañar las extensiones que se utilizan para la instalación de rellenos sanitarios, y ello representa la reducción de gastos en fertilizantes y agroquímicos, ya que la composta o abono orgánico contiene nutrientes mucho más fáciles de asimilar por las plantas y sin el riesgo que representa el uso de los químicos.

Además, es una solución alterna para el grave problema de abasto en materia de energía eléctrica en el país, lo que podría coadyuvar al fortalecimiento y crecimiento de la industria que produce materias primas en México, lo que significaría un detonante para la economía.

Éstos son algunos de los objetivos de la propuesta del senador Orlando Paredes Lara (PRI) para establecer el Programa de Reciclaje y Autofinanciamiento para el manejo y disposición final de residuos sólidos, que iniciaría en el municipio de Mérida, Yucatán, como programa experimental para después extenderlo a todo el país.

Las dependencias involucradas serían las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol); del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat); de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa); de Educación Pública (SEP); Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El legislador informó que el 22 de febrero los regidores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Mérida, presentaron una propuesta para el manejo de los residuos sólidos municipales, en la que se desarrolla una alternativa para el autofinanciamiento del servicio municipal de recolección de basura, por el cual se cobra en promedio 30 pesos por vivienda.

Asimismo, dijo, se destinan alrededor de 25 millones de pesos anuales del Ramo 33 para el tratamiento y disposición final de los residuos sólidos municipales, por lo que se dejan de atender otras necesidades prioritarias. El proyecto incluye la creación de un fideicomiso; la puesta en marcha de las plantas de disposición final para la separación de los desechos y para el acopio de éstos, y la participación ciudadana para la separación de los residuos.

El legislador explicó que por cada tonelada de papel y cartón reciclados, se evita la tala de 17 árboles o se dejan de usar dos toneladas y media de madera, lo que representa también un ahorro de 27 mil litros de agua y más de 4 mil kilovatios-hora de energía.

Cada botella de vidrio reciclada, abundó, permite ahorrar la energía consumida por un foco de 100 vatios durante cuatro horas por la reducción en el consumo de electricidad durante su proceso de producción. Con la producción de aluminio a partir del material reciclado se logra un ahorro de 95 por ciento de energía, el proceso de fundición es simple y no representa ningún tipo de dificultades, las diferencias de calidad en el material reciclado sólo afectan al precio y su aplicación y no al producto final.

La implementación de esta propuesta propiciará la reducción de precios de la materia prima, así como de los insumos básicos de las industrias en el país, toda vez que si se recuperan los desechos para volverlos a procesar y obtener nuevos insumos derivados del reciclaje, eso supone una disminución en los costos de producción, además de un mejor aprovechamiento de los recursos naturales de nuestro país.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO