Tendencias

Premian a Pronatura por trabajo de conservación

Por su trabajo en la Laguna Madre tamaulipeca, la asociación de conservación Pronatura Noreste, recibirá hoy el segundo lugar en la categoría de binacional de los Gulf Guardian Awards, que otorga The Gulf of Mexico Program Partnership de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Desde hace ocho años, la asociación ha trabajado en la zona que comprende los municipios de Matamoros, San Fernando y Soto la Marina en Tamaulipas, con una extensión de 240 mil hectáreas y una concentración de 35 gramos de sal por litro, un ecosistema hipersalino.

Este gran ecosistema, la laguna compartida más grande del mundo, es el hotel de las aves migratorias. “La Laguna Madre es un gran hotel”, dice Alfonso Banda Valdez, coordinador de ecorregiones tamaulipecas y humedales para Pronatura Noreste, responsable del programa para la región que llega hasta Texas.

A ella llegan aves a descansar, otras pasan ahí el invierno, unas más sobrevuelan la zona, y una gran variedad de especies convive con algunos hábitats, como pastos marinos, islas de anidación, playas, pequeñas lagunas o ballucos.

La Laguna Madre tamaulipeca es cuna de productos pesqueros, alcanzando las 14 mil toneladas al año de camarones, lisas y jaibas, entre otras especies. En el tiempo que Pronatura Noreste ha trabajado en la zona ha logrado establecer con el apoyo del gobierno municipal de Matamoros el sistema de recolección de basura, así como instalar letrinas ecológicas. Como métodos alternos de obtención de recursos, en este caso la pesca, han desarrollado dos negocios, uno de harina de pescado, que sirve de alimento a los animales en engorda, y la producción de camarón seco empacado.

Entre las especies que se encuentran están los patos de cabeza roja, de cuya población total de 400 mil ejemplares en el mundo, 40 por ciento se concentra ahí. También hay espátula rosada, pelícano café, garza rojiza, garzón gris, y aunque ninguna de ellas está en peligro de extinción, la protección de la zona va encaminada a la prevención más que a la corrección. Éste es el primer reconocimiento que recibe el proyecto de la Laguna Madre, que sería recogido hoy en Nueva Orleans por la directora de Pronatura Noreste, Magdalena Rovalo.

“Es el reconocimiento de todos los años de trabajo, desde haber llegado a una Laguna Madre en donde no había nada de conocimiento sobre la conservación, a ahora tener miles de hectáreas en procesos de conservación. Nuestro trabajo en México es equiparable con ellos, muchas de las especies las compartimos. En ambos sitios tienen que tener un lugar en donde protegerse”, indica Banda Valdez.

Fuente: El Norte

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO