Tendencias

Por una moda sin químicos

Las sustancias químicas contaminantes están extendidas por todo el planeta. Los científicos relacionan el aumento de algunas enfermedades del sistema reproductor y endocrino, el cáncer, las alergias o el asma con nuestra exposición diaria a este “coctel químico”.

Incluso la moda no escapa a esta amenaza química pues las prendas que vestimos pueden contener sustancias como el plomo, níquel, cromo VI, arilaminas, ftalatos, alquifenoles, formaldehído, y biocidas, según una investigación de Greenpeace España, quien ha lanzado la campaña “Moda sin tóxicos”, en donde presenta modelos en escenarios industriales y contaminados.

El plomo, un compuesto tóxico para el sistema nervioso y los riñones se utiliza en la industria textil en los tintes, pigmentos, pinturas y plásticos de vinilo. Níquel, al que se le relaciona con alergias y cáncer se utiliza en tintes, en procesos de tintado, en el niquelado y en el acero inoxidable que tienen algunas prendas.

El cromo VI es muy tóxico y un conocido cancerígeno humano, en la industria de la moda se usa en pigmentos, tintes, tinta de impresión, en productos de caucho, en el curtido de piel y en cromados.

Los compuestos ftalatos se usan con el plástico PVC como base para estampar en las prendas, estos químicos pueden alterar el desarrollo humano y los procesos reproductivos. Los perfluorocarburos (PFC) se usan como impermeabilizantes y en acabados antimancha, algunos son persistentes, bioacumulativos y tóxicos.

En el proyecto de Greenpeace participan además grandes empresas españolas del sector de la moda que están trabajando en la búsqueda y utilización de materiales más seguros para la elaboración de prendas de vestir.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO