Tendencias

¿Por qué se compran alimentos orgánicos?

Por lo general, los motivos que llevan a los consumidores a comprar alimentos orgánicos son: los beneficios a la salud, la preocupación por la conservación del medio ambiente, y el sabor y la frescura que caracterizan a estos alimentos, aunque esto varía sustancialmente por región y país.

Influyen también los antecedentes y la fuerza política del movimiento verde y el papel del Estado en el fomento de la producción y en el consumo. Asimismo, los recientes escándalos por contaminación en la producción de alimentos como en el caso de la enfermedad de las “vacas locas”, por ejemplo, han motivado a muchos consumidores a adquirir productos orgánicos con más frecuencia.

Las encuestas revelan que el consumidor de productos orgánicos es único y se distingue del resto de los compradores porque sabe identificar y cuantificar lo que adquiere; además, tiene exigencias mayores en cuanto a la calidad de los alimentos. Así, en la medida en que los productores y comerciantes logren satisfacer estas expectativas será posible expandir la demanda de productos orgánicos.

Alimentos orgánicos demandados

Los productos orgánicos con mayor demanda en el mundo son: verduras o legumbres, frutas, cereales, carne y lácteos. En Europa se registra un mayor consumo de verduras, cereales, productos lácteos, papas y frutas. Los productos más comprados por los estadounidenses son: frutas y verduras frescas; frutas secas y nueces; café, té y cacao; hierbas y especias; oleaginosas y derivados, y granos. En Asia, el mayor mercado se encuentra en Japón, donde predomina la demanda de arroz, seguido del té.

Existe también el mercado de productos orgánicos no alimenticios, como forrajes, necesarios para producir cárnicos, lácteos y huevos orgánicos, insumos naturales (semillas, pesticidas e insecticidas naturales), flores de corte y maceta, pero también cosméticos, textiles, artículos de limpieza, madera y sus productos, etcétera.

Canales de comercialización

Los alimentos orgánicos llegan a los consumidores por conducto de super-mercados, hipermercados y tiendas de abarrotes; tiendas naturistas, así como granjas, mercados semanales, cooperativas de consumo, suscripciones, clubes orgánicos.

En los canales de comercialización también desempeña un papel importante la política agrícola y alimentaria de cada país.

Dentro del movimiento “compre lo local”, las ventas directas representan la forma inicial de penetración de los productos orgánicos en el mercado. Este tipo de venta seguirá creciendo en el futuro, en términos absolutos, pero frente a las ventas de los supermercados va a perder importancia relativa.

Las compañías transnacionales como Nestlé, Danone y Sandoz, y restaurantes como MacDonalds (con leche orgánica), así como las líneas aéreas Lufthansa y Swiss Air, que también han incursionado en el mercado orgánico, son las que están marcando el reto hacia el futuro.

Para México, así como para países de la Europa mediterránea y oriental, donde la comercialización se dirige casi exclusivamente a la exportación, el desarrollo de formas y canales nacionales de venta, constituye el reto por superar.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO