inah-seguro
Tendencias

Patrimonio cultural no tiene protección para daños por sismo: INAH

El costo de una póliza de seguros que cubra daños por sismo costaría 3 mil mdp, casi el presupuesto anual del Instituto

Teorema Ambiental/Redacción

La póliza de seguros para proteger el patrimonio cultural de México por desastres naturales, como un sismo, se volvió impagable por el excesivo costo que tiene para el organismo responsable de contratar esta cobertura, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Entre 2016 y 2017 se pagaron 165.9 millones de pesos por este tipo de seguro, que cubre daños por lluvia, incendios, sismos, así como robo, actos vandálicos y hasta el traslado de piezas. Pero este año no se pudo cubrir, ya que tan solo la cobertura de terremoto y erupción volcánica cuesta dos mil 950 millones de pesos, un monto que equivale a casi la totalidad del presupuesto anual del Instituto (tres mil 668 millones en 2018).

Ante este aumento, 110 mil monumentos históricos, construidos entre los siglos XVI y XIX, así como 29 mil zonas arqueológicas y 120 museos en todo el país, tres escuelas de formación profesional y acervos documentales de carácter histórico no están asegurados en caso de sismo desde el primer minuto del 1 de enero de 2018, de acuerdo con la póliza obtenida a través del Portal de Obligaciones y Transparencia.

Esta situación la dio a conocer Diego Prieto en el marco de la inauguración del Encuentro Internacional de Protección del Patrimonio Cultural en Emergencias, en donde anunció que la póliza se venció y no fue posible renovarla con el rubro de sismos o catástrofes de orden geológico debido al monto, que significa más de las dos terceras partes del presupuesto fiscal del INAH.

“Tuvimos que renovar la póliza pero para todas las contingencias y traslados de piezas, con excepción de las de origen telúrico. En caso de sismo, tendríamos que apoyarnos solo en el Fondo Nacional de Desastres”, anunció Prieto.

inah-seguro01

Diego Prieto, en entrevista a El Universal, explicó que solo Banorte ofreció una póliza. “Las demás compañías ni siquiera se presentaron. Una vez que suceden estos grandes terremotos en México, las compañías aseguradoras tienen que contratar coberturas de reaseguro porque corren el riesgo de quebrar por un solo incidente catastrófico como este. El punto es que el costo de estas coberturas se fue al cielo desde el año pasado.

“El Estado mexicano tendrá que revisar los esquemas de aseguramiento, si son estas aseguradoras o fondos de contingencia, eso se habrá de revisar sobre todo ya en la perspectiva de cambio de gobierno federal”, indicó Prieto.

Ante la situación, el INAH solicitó al Fondo Nacional de Desastres (Fonden) que en caso de un desastre por movimiento telúrico haga una excepción y cubra los daños.

El Fonden se creó en 2012 y es un fideicomiso que es administrado a través de Banobras. Para poder acceder a sus recursos es necesario que exista una declaración de desastre natural por parte de la Secretaría de Gobernación.

Ante el alza de la póliza y la imposibilidad de pagarlo, Prieto indicó a este diario que es necesario pensar en la constitución de un mecanismo “más robusto” que permita atender daños o afectaciones que en virtud de movimientos telúricos u otras causas se pueden presentar.

El funcionario sostuvo que el INAH está a cargo del estudio, conservación, cuidado, investigación y protección jurídica de los bienes paleontológicos, arqueológicos e históricos del país, pero la mayor parte de los templos y edificios de orden religioso son custodiados por organizaciones religiosas.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO