Tendencias

Paso Exprés de Cuernavaca presenta nuevos problemas por mal drenaje

Esta nueva falla es similar a la ocurrida en julio de 2017, cuando el desplazamiento de un muro de contención ocasionó la filtración de agua de lluvia y se abrió un socavón

Teorema Ambiental/Redacción

Las recientes lluvias en la capital de Morelos han provocado que se abriera otro socavón en el Paso Exprés de Cuernavaca, por lo que el gobierno federal realizará una nueva revisión profunda en la vía que tiene 14.5 kilómetros de longitud para conocer su estado, pese a que apenas fue inaugurado en abril de 2017.

A poco más de dos años de su apertura, esta vía construida por el gobierno federal ya presenta el desprendimiento de muros de contención, fisuras en el asfalto, filtraciones de agua, acumulación de basura en cunetas y taponamiento de rejillas de drenado.

“Necesariamente se debe hacer un estudio más completo”, señaló Genaro Enrique Ultima Gutiérrez, director de Caminos y Puentes Federales (Capufe) a El Universal. “En el kilómetro 84.3 uno de los muros tuvo un desfasamiento de 20 centímetros en 30 metros de longitud” y agregó: “es altamente probable que se tengan vicios ocultos, es decir, hay deficiencias en el diseño estructural y en el diseño hidráulico”.

Esta nueva falla es similar a la ocurrida en julio de 2017, cuando el desplazamiento de un muro de contención ocasionó la filtración de agua de lluvia y se abrió un socavón en el que murieron dos personas que quedaron atrapadas bajo los escombros.

De acuerdo con el líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de Capufe, Martín Curiel Villegas, se han detectado hasta 20 puntos con filtraciones. “El diámetro de los cauces está muy por debajo de lo que debió haber sido”, afirmó.

De hecho, aun cuando hay 18 tomas de drenaje a lo largo de la vía, están taponadas o son insuficientes para captar el volumen de agua que se escurre por la vía.

Por ello, Capufe anunció que el Centro SCT Morelos realizará la perforación e instalación de drenes de penetración en la cara del muro de concreto desprendido en el Paso Exprés, en el kilómetro 84+300.

Tendrán una profundidad de seis metros con inclinación de 5 por ciento y con ello esperan abatir la presión que el agua ejerce sobre el muro. El costo de la obra será cubierto por el Fondo Nacional de Infraestructura, debido a que hay una doble demanda entre la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la constructora Aldesa que impide hacer uso de la fianza que se garantiza para reparar los vicios ocultos que surjan a partir de la terminación o el finiquito de la obra.

Por su parte, el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo solicitó que sea el gobierno federal quien realice una revisión integral de la obra y se hagan las reparaciones necesarias para detener las fallas.

Hasta ahora por el socavón que se abrió en julio de 2017 en el kilómetro 93, la Secretaría de la Función Pública (SFP) abrió 23 procedimientos administrativos en los que se había sancionado a nueve funcionarios de SCT y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En tanto, el gobierno de Morelos sancionó en 2018 con 350 mil pesos al consorcio constructor del Paso Exprés. De acuerdo con la Secretaría de Obras de Morelos, en el Paso Exprés circulan diariamente alrededor de 104 mil vehículos, de los cuales 70 mil son locales, pero desde su diseño y posterior ampliación a diez carriles, presenta irregularidades.

El Paso Exprés inició con una inversión de mil 47 millones de pesos y terminó con un gasto de dos mil 300 millones. Fue inaugurado el 5 de abril de 2017.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO