Tendencias

La flora del pedregal de San Ángel

La flora del pedregal de San Ángel

México es un país eminentemente volcánico. Prueba de ello es que casi la mitad de su territorio está cubierto por materiales que directa o indirectamente proceden de erupciones de tiempos pasados o recientes.

Los pedregales más conocidos, cuyo origen ya ha sido registrado por los estudiosos, son: el del Jorullo y del Paricutín, en Michoacán; el del Ceboruco en Nayarit y el del Xitle, conocido mejor como Pedregal de San Ángel, en el valle de México, cuya erupción tuvo lugar hace cerca de dos mil años.

Los pedregales, en sus diferentes fases de intemperización, revisten un particular interés biológico pues, por lo general, amalgaman una singular riqueza de vida vegetal y animal, particularmente en términos del número de diferentes especies. Son lugares en los que se concentra la diversidad biótica de manera inusitada, merced a la gran cantidad de microambientes que ofrecen las irregularidades de la superficie rocosa, sus grietas, oquedades y riscos.

En este sentido, el Pedregal de San Ángel no constituye una excepción y su riqueza biológica se ha manifestado en forma espléndida, como lo atestiguan los inventarios realizados a la fecha.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO