Tendencias

ISO 14000 nueve años después

Nueve años después de haberse iniciado los trabajos de la serie ISO 14000 sobre gestión ambiental, en el marco de la novena reunión del comité técnico 207 de la ISO, que se encargó de elaborar una serie de normas internacionales, hubo varios anuncios importantes para todos los sectores, incluso para los empresarios mexicanos y las empresas extranjeras instaladas en México.

Las etapas iniciales son:

1. Se publica la versión oficial de ISO 14001:1996 en español.

2. Primer acuerdo para reducir requisitos de documentos en la segunda versión de ISO 14001.

3. Comienza trabajo grupo sobre comunicación ambiental.

4. Se oficializa la participación de las organizaciones no gubernamentales (ONG).

Nueve años después de haberse iniciado los trabajos de la serie ISO 14000 sobre gestión ambiental, en el marco de la novena reunión del comité técnico 207 de la ISO, que se encargó de elaborar una serie de normas internacionales, hubo varios anuncios importantes para todos los sectores, incluso para los empresarios mexicanos y las empresas extranjeras instaladas en México.

ISO 14001 : 1996 (ES)

Desde 1999, en varios artículos de Teorema, se ha publicado en forma periódica el avance de dicha versión, la cual ha sufrido todos los vericuetos burocráticos imaginables. Sin embargo, como un barco bien construido, ha sobrevivido todas las tormentas y, finalmente el 15 de mayo de 2001, se difundió de manera oficial.

Esta versión fue aprobada por los diez países miembros del comité 207 con derecho a voto, que son: Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, España, México, Venezuela y Uruguay, además de Perú que funcionó como miembro corresponsal y se obtuvo la aceptación de Estados Unidos.

Esto originó que organizaciones, certificadores, proveedores de capacitación y otros usuarios del estándar, ya no tuvieran que recurrir a traducciones (fueran éstas buenas o malas). A partir de esta fecha, la versión en español es tan válida como las versiones en inglés o francés y también puede utilizarse con fines de certificación al igual que las anteriores. Esto implicó una serie de ventajas directas, ya que además de que se lograron ahorros significativos en traducciones, también permitió que se evitran interpretaciones erróneas al realizar las mismas, lo cual es un beneficio directo para todos.

También benefició a las grandes empresas con operaciones en varios países de habla hispana donde habían tenido problemas para consolidar un documento bien traducido, y a las más pequeñas, pues lograron un ahorro en el proceso de estructuración.

Procedimiento no implica documento

Desde los primeros borradores de ISO 14001:1996, la discusión se centró en la idea de que cuando aparece un documento de este tipo la organización debe contar con uno y esto es una interpretación equivocada, en el sentido de que se piensa que se tiene un «procedimiento documentado».

En realidad, ésta nunca fue la intención, aunque se tiene que admitir que ha sido una práctica errónea muy común. Por eso, para la siguiente versión de ISO 14001, se ha acordado retirar el requisito de documentar los tres procedimientos que específicamente se pedía documentar con anterioridad.

No se descarta la posibilidad de que esto pueda sufrir otra revisión, pero por el momento es un acuerdo entre los expertos que escribimos la norma. Esto quiere decir que en los puntos 4.4.6 y 4.5.1 (2 veces) que es en donde se requería que los procedimientos fueran documentados, también se seguirán exigiendo procedimientos, pero su documentación se hará enteramente a criterio de la organización.

Esta decisión no solamente implica un cambio de palabras o una modificación de los tres requisitos, sino que también significa un verdadero cambio de criterio por parte de los expertos en forma conjunta. Con esta decisión se busca beneficiar a quien desee utilizar este modelo de gestión ambiental directamente y no a quienes pueden o no certificarlo.

Comunicación e informes ambientales

Este capítulo es fundamental en la gestión ambiental y ha sido abordado de manera parcial en varios documentos de la serie 14000; incluso en ISO 14001:1996 se hace una referencia a esta necesidad en su punto 4.4.3. Sin embargo, no existe una guía completa dedicada a dar apoyo en esta área en forma comprensiva. Por eso los países miembros del comité técnico decidieron crear el Grupo de Trabajo 4 (TC 207/ WG-4) para generar esta guía.

La guía será de gran apoyo, tanto para aquellos que tengan que realizar una comunicación reactiva por los intereses que hayan nacido entre sus partes interesadas, como aquellos que ya lo hacen de forma pro-activa, mediante reportes ambientales y otros mecanismos de difusión.

ONG e ISO 14000

La participación de las organizaciones no gubernamentales en el desarrollo de la serie 14000 ha sido desde su inicio una fuente principal de información y de criterios para dar forma a los estándares de la serie. Sin embargo, hasta ahora estas asociaciones habían tenido que expresarse mediante sus delegaciones nacionales y no contaban con una forma de retroalimentación en forma directa con los expertos del comité. Esto evitaba que muchos conceptos se diluyeran y no llegaran a ser expresados en forma directa.

Con la creación del Grupo de Contacto para las ONG (TC 207/ NGOCG) se establece un foro y una voz para que dichas organizaciones puedan en forma coordinada, conjunta y directa expresar sus preocupaciones y puntos de vista a los expertos y delegados, quienes tienen la tarea de realizar estos estándares. Esto será sin duda una fuente muy importante para mejorar los estándares, incluyendo desde luego las nuevas ediciones de ISO 14001 e ISO 14004 que deben estar listas en los próximos dos años.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO