Tendencias

Hallan extraña y antigua cueva ceremonial maya en Yucatán

El asentamiento Múusench’een está oculto entre dos antiguas ciudades mayas, Ebtún y Cuncunul, y aún dota a los sacerdotes mayas de agua “virgen” de cenote

Teorema Ambiental/Redacción

Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Yucatán, presentaron el hallazgo de una cueva llamada Múusench’een, que forma parte de un antiguo asentamiento precolombino que la usó como sitio ceremonial, hace unos dos mil 300 años y que data del periodo Preclásico medio-superior.

Actualmente el lugar está oculto entre dos antiguas ciudades mayas del oriente del estado (Ebtún y Cuncunul), explicó el líder del proyecto de exploración, Víctor Castillo Borges.

El sitio consta de tres edificios prehispánicos intactos, de los cuales dos colindan con el interior de la cueva y uno más que está exactamente arriba, además en el interior de la oquedad hay un cenote, en el cual se hallaron cinco entierros, probablemente de personajes importantes que ocuparon la zona en diferentes épocas.

cenote-yucatan

De hecho, la cueva aún cumple con la función primordial de dotar a los sacerdotes mayas de agua “virgen” de cenote, para la realización de ceremonias rituales, tal y como se pudo comprobar durante los trabajos de rescate.

“El sitio aún es considerado como un espacio sagrado, los encargados de la exploración y rescate de los entierros, tuvimos que realizar dos ceremonias para ingresar, al mismo tiempo, los trabajadores realizaron durante todos los días un ritual antes de empezar a trabajar dentro de la cueva”, aseguró.

El hallazgo fue presentado oficialmente durante el V Simposio de Cultura Maya que se realiza en el Centro INAH Yucatán.

El sitio fue descubierto en 2017 gracias a un recorrido arqueológico efectuado previo a la construcción de un parque fotovoltaico.

Tras la exploración, en 2018 se efectuó un trabajo de salvamento arqueológico, con el cual “el sitio resultó ser más importante de lo que se pensaba pues representa una expresión viva de las creencias de los pueblos originarios en este caso los mayas”.

“La evidencia cerámica hallada en el interior de la gruta demostró que data del Preclásico medio-superior, correspondiente del 300 a.C., es decir que desde entonces el sitio tiene un uso ceremonial, uso que refuerza el hallazgo de los entierros”, añadió.

Se trata de uno de los hallazgos más importantes de los últimos años, pues si bien podría no tener una importancia como sitio turístico, sí la tiene como un sitio cultural.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO