Tendencias

El cielo se tiñe de naranja en la Costa Oeste de EEUU por los incendios

Pobladores de Oregón han compartido imágenes a pleno día de cielos color rojo, debido a la intensidad de las llamas, que han consumido miles de hectáreas

Teorema Ambiental/Redacción

Shaver Lake, California, 11 de septiembre de 2020.— Los incendios forestales azotan nuevamente los bosques de la Costa Oeste de EEUU, principalmente en los estados de California y Oregón. El pronóstico no es alentador, pues las autoridades advirtieron que las ráfagas de viento podrían avivar más las llamas, mientras que las zonas afectadas actualmente son azotadas por llamas sin control.

Además, este martes se esperaba la aparición de las corrientes conocidas como “vientos del diablo”, en el norte, y los de Santa Ana, en el sur de California.

Este martes, un grupo de 14 de bomberos debieron instalar refugios de emergencia al quedar atrapados por las llamas, informó el Servicio Forestal de EEUU. El fuego destruyó la estación de Nacimiento, en el Bosque Nacional de Los Padres, en la costa central del estado. Mientras que los brigadistas sufrieron quemaduras e intoxicación por la inhalación de humo. Tres elementos fueron trasladados a un hospital en Fresno, donde uno de ellos requirió de cuidados intensivos.

Debido a la gravedad de las llamas, se enviaron helicópteros para rescatar a cientos de personas atrapadas en el Bosque Nacional Sierra. En Creek el fuego destruyó 365 edificios, incluidas unas 45 viviendas, y cinco mil estructuras se veían amenazadas. Las llamas amenazan también a la población de Auberry, situada al pie de la montaña entre Shaver Lake y Fresno.

En el sur de California se reportan incendios activos en los condados Los Ángeles, San Bernardino y San Diego, y los meteorólogos esperan también que azoten los vientos de Santa Ana. Esas corrientes de aire cálidas y secas podrían alcanzar por momentos hasta 80 kilómetros por hora.

Por ello, las autoridades de California pidieron a los habitantes de unas seis poblaciones al este de Los Ángeles que se mantuvieran alerta por un fuego en el cercano bosque nacional.

El Servicio Forestal cerró desde este lunes los ocho bosques nacionales en la mitad sur del estado y clausuró los puntos de acampada en California, debido a que la combinación de ráfagas de viento, aire muy seco y vegetación deshidratada creará un peligro crítico de incendios, advirtió el Servicio Meteorológico Nacional.

En la Bahía de San Francisco, más de 14 mil bomberos combaten las llamas pues se encuentran dos de los tres fuegos más grandes en la historia del estado, aunque se reportan controlados en un porcentaje elevado, después de tres semanas de combate a las llamas. En total se reportan afectaciones en 930 mil hectáreas en este estado, una cifra récord en la historia del país y la temporada de incendios en esta región apenas inicia.

El gobernador de California, Gavin Newsom, declaró estado de emergencia y solicitó ayuda internacional por los siniestros que han carbonizado 890 mil hectáreas en todo el estado.

El cielo de Oregón se tiñe de rojo

Mientras que en los estados de Oregón y Washington, al norte de California, también se reportan importantes daños por el fuego. Pobladores de Oregón han compartido imágenes a pleno día de cielos color rojo, debido a la intensidad de las llamas, que han consumido miles de hectáreas, además de generar un gran problema de contaminación en el aire.

Kate Brown, gobernadora de Oregón, declaró estado de emergencia este miércoles para solicitar más apoyos para los socorristas locales. Mientras tanto, se reportan afectaciones en más de 93 mil hectáreas y miles de personas han sido desalojadas.

Las autoridades han advertido que estos incendios también podrían provocar afectaciones a la salud en ciertos sectores de la población, por la gran cantidad de partículas PM 2.5 que liberó la madera quemada.

En tanto en Washington, el gobernador, Jay Inslee, señaló que el lunes se quemaron más hectáreas de las que se han quemado en las últimas 12 temporadas de incendios.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO