Tendencias

Edificios cerrados contribuyen a aumentar el número de casos de covid-19

Deben implementar sistemas que renueven el ambiente viciado con aire del exterior tanto en edificios como casas habitación, plantearon científicos del IPN

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 19 de noviembre de 2020.— Los edificios “enfermos”, donde existe una mala circulación de aire, ocasionan que se incrementen los contagios por covid-19, al registrarse una exposición continua al virus a través de aerosoles y gotículas que exhalan personas sintomáticas o asintomáticas por más de cuatro horas, particularmente en reuniones sociales y familiares, afirmó Juan José Hurtado Moreno, investigador del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

En la conferencia “Edificios Enfermos en el Futuro de las Ciudades Sustentables”, el profesor e investigador de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería y Ciencias Sociales y Administrativas (UPIICSA) subrayó que para evitar los contagios por covid-19 y otras enfermedades respiratorias, se deben implementar sistemas que renueven el ambiente viciado con aire que provenga del exterior en los edificios y casas habitación. “Si en una habitación conviven seis personas sin cubrebocas, sin mascarilla y sin ventilación, y una de ellas tiene el virus, en cuatro horas se contagiarán las otras cinco.”

Advirtió que las gotículas que se expulsan al hablar o respirar son superiores a las 300 micras, por lo que caen al suelo en segundos, pero los aerosoles que salen con ellas son partículas inferiores a 100 micras de diámetro y si no existe una adecuada ventilación pueden acumularse en suspensión y condensarse a medida que pasa el tiempo.

Aclaró que el Síndrome del Edificio Enfermo se refiere a las circunstancias internas o externas que afectan la salud de las personas, ya sea de manera temporal o permanente, en virtud de que presentan síntomas como congestión nasal, comezón en la garganta o en el cuerpo, náuseas y enrojecimiento de ojos, entre otros padecimientos.

Comentó que entre las características que se consideran para que un edificio sea calificado como sano y no provoque afecciones al ser humano, se encuentran: Los materiales de construcción, control de gases y vapores, humedad y calidad de iluminación. “En todos los casos se debe hacer una evaluación para realizar un diagnóstico y proponer soluciones”, concluyó.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO