Tendencias

Desperdicia EU casi 30% de sus alimentos

Los productos frescos, la leche, los granos y los edulcorantes representan dos terceras partes del desperdicio

NUEVA YORK.— El precio de los comestibles aumenta cada vez más. Las organizaciones filantrópicas que ofrecen comida ya no cuentan con donaciones suficientes, y la escasez de alimentos está ocasionando disturbios esporádicos en países pobres.

Pero según una nota publicada por The New York Times, los estadounidenses desperdician una cantidad asombrosa de comida —aproximadamente 27 por ciento del alimento disponible para consumo, según un estudio gubernamental— y esto sucede en supermercados, restaurantes, cafeterías e incluso en las propias cocinas.

Lo anterior representa aproximadamente medio kilo de comida por cada estadounidense.

Los supermercados se deshacen de algunos productos debido a su deterioro o magulladuras menores. Los restaurantes tiran lo que no usan y los consumidores se deshacen de todo, desde plátanos que ya se oscurecieron hasta la comida china de la semana anterior.

En 1997, en uno de los pocos estudios sobre desperdicio de comida, el Departamento de Agricultura calculó que dos años antes más de 43 mil 200 millones de kilogramos de los 161 mil millones de kg de alimento comestible en Estados Unidos no se consumieron. Los productos frescos, la leche, los granos y los edulcorantes representan dos terceras partes del desperdicio. Actualmente se están actualizando dichos datos.

Un estudio reciente de la Agencia de Protección Ambiental calcula que los estadounidenses generan aproximadamente 30 millones de toneladas de desperdicio de alimentos al año, lo que representa cerca de 12 por ciento del desperdicio que se va a la coladera. Todo, excepto 2 por ciento de desperdicio de alimentos termina en los basureros. En comparación, 62 por ciento del desperdicio de jardín se utiliza como composta.

Las cifras son especialmente impactantes en este momento, dado el precio de los comestibles y la crisis alimentaria que está surgiendo en el extranjero.

Además, hay que considerar que la comida podrida que termina en los basureros produce metano, una de las principales fuentes de gases de efecto invernadero.

America’s Second Harvest —asociación que aglutina a más de 200 organizaciones que donan comida— reporta que las donaciones de alimentos disminuyeron 9 por ciento pero el número de personas que llegan a pedir ayuda ha aumentado 20 por ciento. La organización distribuye más de mil millones de kilos de alimento al año.

El problema no es privativo de Estados Unidos.

En Inglaterra, un estudio reciente mostró que los británicos tiran una tercera parte de la comida que compran, incluyendo más de cuatro millones de manzanas, 1.2 millones de salchichas y 2.8 millones de jitomates.

En Suecia, las familias con niños pequeños tiran cerca de una tercera parte de los alimentos que compran, reveló un estudio reciente.

Por supuesto, eliminar el desperdicio de alimento no resolverá el problema del hambre en el mundo ni la contaminación por gases de efecto invernadero. Sin embargo, podría hacer una diferencia en este país y no se requeriría de grandes cantidades de dinero o un gran esfuerzo.

El Departamento de Agricultura calcula que recuperar apenas el 5 por ciento de la comida que se desperdicia podría servir para alimentar a cuatro millones de personas al día; recuperar 25 por ciento alimentaría a 20 millones de personas.

Fuente: The New York Times

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO