Tendencias

Biorremediación en extenso

Segunda parte

Es una tecnología de restauración in situ que emplea microorganismosautóctonos para biodegradar los compuestos orgánicos adsorbidos en elsuelo en la zona no saturada. En el bioventeo, la actividad de lasbacterias autóctonas se mejora al inducir un flujo de aire (u oxígeno)en la zona no saturada, empleando pozos de inyección o extracción, y sies necesario se adicionan nutrientes. Debe cuidarse que el bioventeopromueva la biodegradación y minimice la volatilización, esto se lograusando flujos de aire pequeños, aunque no se elimina totalmente lavolatilización.

Bioventeo

Es una tecnología de restauración in situ que emplea microorganismos autóctonos para biodegradar los compuestos orgánicos adsorbidos en el suelo en la zona no saturada. En el bioventeo, la actividad de las bacterias autóctonas se mejora al inducir un flujo de aire (u oxígeno) en la zona no saturada, empleando pozos de inyección o extracción, y si es necesario se adicionan nutrientes. Debe cuidarse que el bioventeo promueva la biodegradación y minimice la volatilización, esto se logra usando flujos de aire pequeños, aunque no se elimina totalmente la volatilización.

Aplicación

Todos los compuestos biodegradables aeróbicamente pueden ser tratados por bioventeo. Este método ha demostrado ser muy efectivo en degradar compuestos de petróleo tales como la gasolina, turbosina, queroseno y diesel. Se emplea más frecuentemente en el tratamiento de hidrocarburos de mediano peso molecular. Los hidrocarburos pesados como aceites lubricantes toman un mayor tiempo de degradación y es preferible tratarlos por otro método.

Principio de operación

El suelo normalmente contiene un gran número de diversos microorganismos tales como bacterias, algas, hongos, protozoos y actinomicetos. En suelos bien aireados, si son apropiados para bioventeo, estos microorganismos son generalmente aerobios. De estos microorganismos, las bacterias son las más numerosas y bioquímicamente son el grupo más activo, particularmente con bajos niveles de oxígeno. Las bacterias requieren una fuente de carbono para el crecimiento celular y como fuente de energía para realizar las funciones metabólicas necesarias para el crecimiento. También para el crecimiento celular son necesarios algunos nutrientes como nitrógeno y fósforo.

La degradación de hidrocarburos por bacterias aerobias usa oxígeno para metabolizar material orgánico y producir dióxido de carbono y agua; proceso conocido como respiración aerobia. Para degradar grandes cantidades de hidrocarburos, se requieren grandes poblaciones de bacterias, las cuales necesitan oxígeno para sus procesos metabólicos y para el crecimiento de la masa bacteriana misma.

Los factores más importantes para la efectividad del bioventeo

L a permeabilidad del suelo contaminado. Esto determinará el flujo al cual el oxígeno será suministrado a los microorganismos degradadores que se encuentran en el subsuelo.

En general, el tipo de suelo determinará su permeabilidad. Suelos de grano fino (arcillas y sedimentos o aluviones) tienen menores permeabilidades que suelos de grano grueso (arenas y gravas). Los compuestos de los hidrocarburos son generalmente biodegradables sin importar su peso molecular a condición de que los microorganismos autóctonos tengan un suministro adecuado de oxígeno y nutrientes.

La habilidad de un suelo para transmitir aire, el cual es un factor de primera importancia para el bioventeo, se reduce si hay agua presente en el suelo, ya que ésta bloquea los poros del suelo y reduce el flujo de aire. Esto es especialmente crítico en suelos de grano fino, los cuales tienden a retener agua. Por ello importante también la estructura y la estratificación del suelo ya que esto determinará cómo y por dónde fluirá el aire dentro de la matriz de suelo cuando se inyecte o se extraiga.

Las características estructurales del subsuelo tales como microfracturas, presentan mayores permeabilidades que las esperadas para ciertos suelos típicos, provocando un aumento de flujo a través de la fractura pero no en el medio no fracturado. El conocimiento de la estratigrafía del sitio es de suma importancia pues es necesario saber si la permeabilidad del subsuelo es homogénea o no. En suelos con más permeabilidad el flujo lateral de aire y vapores será mayor que en estratos menos permeables. Este comportamiento diferenciado del flujo, puede llevarnos a realizar un tratamiento ineficiente en los estratos de baja permeabilidad o alargar los tiempos de tratamiento, o peor aún, a extender la pluma de contaminación si se usan pozos de inyección.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO