Tendencias

Anturios negocio inexplorado

El principal enemigo comercial del anturio es el desconocimiento de su existencia; muchas veces esta flor de origen centroamericano es confundida con la cuna de moisés o los alcatraces, por lo que “el gran reto de los productores que decidan iniciarse en este negocio es hacerlo llegar al consumidor final”, expresó Arturo Flores Regla, director de ventas de Stigma Internacional.

En México, esta flor se puede producir en zonas selváticas de una manera más o menos rústica, sin embargo, tener el cultivo en condiciones completamente naturales la hace más susceptible al cambio de las condiciones climáticas y a enfermedades que podrían afectarla.

Por lo cual se recomienda producirlo bajo condiciones controladas, que aun cuando son artificiales deben acercarse a las de la naturaleza.

Esta planta tropical requiere de tres elementos esenciales para subsistir: una temperatura templada-cálida (de 18 a 30 grados centígrados), un hábitat sombrío (de 20 mil luxes en promedio) ya que no puede producirse directamente al sol; así como un rango de humedad (de 45 a 95 por ciento) para poder desarrollarse, detalló Flores Regla, especialista en la venta de material vegetativo y producción de anturios.

Para dotar a la planta de esas características se requiere de equipos y tecnologías especiales: un invernadero acorde con las condiciones climáticas de la zona de producción; instalación de una malla sombra para controlar la luminosidad y la energía dentro del invernadero; calefacción, sobre todo para climas templados, y un sistema para controlar la humedad relativa.
El sustrato –que sirve para sostener a la planta ya sea en las camas de cultivo, macetas o canaletas– se recomienda sea de origen inorgánico por dos cuestiones: es más higiénico y como el medio es estéril se corre menos riesgo de contaminación por elementos biológicos o patógenos.

Una planta de anturio puede durar hasta ocho años en la cama de cultivo por lo que debe reemplazarse el sustrato, sin embargo, el empleo de uno inorgánico reduce esta actividad evitando el maltrato de las plantas debido a que tienen la característica de no degradarse con facilidad como sucede con los orgánicos, indicó el experto.

Los sustratos más utilizados son: espuma de polifenol, lana roca, perlita y grava volcánica, la cual se encuentra con mucha facilidad en nuestro país.

Las camas y el riego

Las camas para cultivar el anturio generalmente son de 30 centímetros de altura por 1.20 metros de ancho y máximo 50 centímetros de largo para evitar problemas de encharcamiento. Su densidad de población es de cuatro plantas a lo ancho por una cada 15 centímetros a lo largo, por lo que no se necesitan áreas muy grandes de invernadero para producir una cantidad importante de anturios, explicó el representante de Stigma Internacional.

Si el productor emplea macetas para cultivar anturios es recomendable utilizar un sistema de riego por goteo, mientras que en una cama de cultivo se recomienda el sistema de irrigación el cual también se utiliza como vía de fertilización, por lo que se requiere de una calidad de agua aceptable.

Con el fertilizante incluido, el agua no puede pasar a rangos muy altos de salinidad porque se puede afectar el de la planta, así como su aspecto físico al quemarse; por ello siempre es importante que se realicen análisis del agua antes de iniciar un cultivo de anturio, enfatizó Flores Regla.

Cultivo rentable

Los costos de inversión para cultivar anturio dependerán del área de producción, pero Arturo Flores Regla estima que en mil metros cuadrados se obtiene una producción de 12 mil a 14 mil plantas y por cada planta de seis a siete flores por año, es decir, 62 mil tallos anuales. “Si esto se multiplica por el precio de cada flor que es de 15 a 25 pesos el productor se puede dar una idea del beneficio.”

La inversión tanto en material vegetal como en instalaciones se compensa a los dos años de producción, por lo que es un negocio rentable; además destaca como uno de los cultivos de más valor y no tiene competencia en el mercado.

Cuando la planta se encuentra en un estado maduro se podan las hojas para permitir el brote de mejores flores, pero además de este beneficio se utilizan en el mercado como follajes de alto valor comercial, comentó el experto.

Flores Regla refirió que de manera tradicional, los productores están en las zonas tropicales porque son propicias para su cultivo en forma natural, sin embargo, en la actualidad la tendencia es cultivar donde está el mercado.

“Los productores del sureste son buenos pero se enfrentan con la logística de hacer llegar su material a cierto mercado; en el norte pelean con las condiciones climáticas y quizá invierten más en sus instalaciones, pero están en zonas estratégicas de mercado que hacen que compensen sus costos de producción.”

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO