Sostenibilidad

The Wave, maravilla del desierto que solo recibe 20 visitantes al día

Se trata de una “ola petrificada” en medio de una zona montañosa desértica a la que solo puedes acceder mediante un sorteo, como un ejemplo de turismo sustentable

Teorema Ambiental/Redacción

Kanab, Utah, 14 de febrero de 2020.— The Wave (La Ola) es una maravilla natural que la naturaleza esculpió con la mezcla de tiempo, agua y viento. Se trata de una “ola petrificada”, ubicada en medio de una zona montañosa del desierto estadounidense, justo en la frontera entre los estados de Utah y Arizona.

Esta formación geológica de arenisca evoca una ola gigante con nervaduras que parecen coloreadas a mano con una gran cantidad de tonos que van del rosa al rojo y el naranja. Además destaca por ser uno de los pocos destinos turísticos sustentables del mundo que restringen la visita a una pequeña cantidad de visitantes al día, nada menos que 20.

Este sitio se encuentra en una zona conocida como Coyote Buttes North, dentro del Área Silvestre Paria Canyon Vermilion Cliffs, y se estima que comenzó a formarse hace 190 millones de años.

Se trata de un espacio sumamente frágil si se sobreexplota, por lo que para evitar que un número descontrolado de turistas causen daños irreversibles, solo se otorgan 20 permisos diarios: diez por internet y la otra mitad de manera presencial en el centro de Visitantes del Monumento Nacional Grand Staircase Escalante, en Kanab (Utah).

Sin embargo, son tantas las solicitudes que llegan, que se tienen que sortear. El sitio donde puedes hacerlo y jugar tu suerte es: https://www.blm.gov/az/paria/, y el tiempo estimado de espera es de unos cuatro meses, aunque para visitarlo tienes que elegir hasta tres fechas tentativas. Solo se puede solicitar un permiso por mes. El trámite cuesta cinco dólares y si tienes suerte, debes pagar siete dólares más.

El mejor horario para tomar fotos en este lugar es el mediodía, cuando el sol está en su cenit y no hay sombras.

Para llegar a este bello lugar, es preciso rentar un auto todoterreno para atravesar un camino de terracería. Posteriormente, hay que caminar unos cinco kilómetros, ayudado de un mapa con fotos para saber qué rumbo tomar, pues el sitio no cuenta con señalización y es muy fácil perderse.

También se recomienda llevar un dispositivo con GPS y anotarse en el libro de visitas el cual incluye día y hora de llegada precisos, para que los vigilantes identifiquen si falta algún visitante y puedan salir a auxiliarlo, en caso que tarde de más en regresar o tome un camino incorrecto.

Además, hay que llevar suministros de comida y agua para dos días e incluso contratar a un guía autorizado, en caso que tengas poca experiencia para ubicarte en un espacio al aire libre.

Además de The Wave, hay otros atractivos como: The Second Wave, Sand Cove, un lugar llamado The Boneyard y hasta lugares donde hay huellas fosilizadas de dinosaurios, así como el Antelope Canyon, a una hora y media de camino, aproximadamente, ya en Arizona.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO