Sostenibilidad

STPS reconoce prácticas ambientales de Unilever

La planta de Lerma de la multinacional recibió una revalidación de Tercer Nivel como “Empresa Segura” de la Secretaría del Trabajo

José Luis Martínez

La planta Lerma de Unilever México obtuvo la revalidación, en un tercer nivel como “Empresa Segura”, otorgado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), por su eficiente aplicación de prácticas de administración de la seguridad y salud, así como relacionadas con el medio ambiente y la calidad de vida de los trabajadores.

En el acto se realizó la premiación de 56 distintos negocios, que acreditaron este tipo de prácticas en sus instalaciones.

La secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, destacó que “el Programa de Autogestión en Seguridad y Salud en el Trabajo – PASST, busca impulsar que las empresas instauren y operen Sistemas de Administración en Seguridad y Salud en el Trabajo, basados en la corresponsabilidad de empleadores y trabajadores. El Programa promueve la autoevaluación del cumplimiento de la normatividad por parte de los centros de trabajo, con la intervención de empleadores y trabajadores”.

Unilever logró el reconocimiento “Empresa Segura” en 2013. En 2018 alcanzó la certificación nivel 2, y hoy en día trabajan con un sistema de autogestión que les ha permitido llegar a este tercer nivel.

“En Unilever estamos impulsando nuevos esquemas de autoevaluación para el cumplimiento de la normatividad, a la par de promover la mejora continua de nuestros procesos en cuanto a protección de accidentes y enfermedades en el trabajo. Para Unilever este reconocimiento tiene un significado muy especial, pues reconoce que hemos alcanzado estándares superiores que cuiden de nuestros colaboradores, quienes son la base de la compañía”, destacó Reginaldo Ecclissato, presidente de Unilever México & Caribe.

Además, enumeró una serie de acciones que les han permitido mantener estos altos niveles de seguridad y calidad de vida laboral, que han buscado trasladar también a su cadena de valor.

Por ejemplo, mencionó que desde 2003, la planta no vierte algún tipo de residuo a rellenos sanitarios; mientras que el consumo de energía se realiza con electricidad proveniente de fuentes limpias y que han logrado una reducción de hasta el 50 por ciento respecto a 2003.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO