Sostenibilidad

Sistemas agroecológicos para mitigar problemas sociales y cambio climático

Esta fue una de las conclusiones más importantes del Seminario Agroecosistemas: alimento, biodiversidad y resiliencia

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 12 de octubre de 2020.— Los sistemas agroecológicos tradicionales constituyen opciones efectivas para hacer frente a los retos que derivarán de la pandemia generada por covid-19, y garantizar la alimentación sana y equilibrada planteada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, por la efectividad de su producción sostenible, limpia y saludable.

Un grupo de expertos señalaron sus beneficios en el Simposio de Sistemas Agroalimentarios Tradicionales Altamente Resilientes, con el que concluyó el seminario “Agroecosistemas: alimento, biodiversidad y resiliencia”, organizado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en coordinación con la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), en el marco del 8º. Congreso Internacional y 22º. Congreso Nacional Agronómico.

Arturo Argueta Villamar, subsecretario de Planeación y Política Ambiental, afirmó que el conocimiento de las culturas originarias puede ser clave ante el desafío de la inseguridad alimentaria y que en 2019 afectó a 750 millones de personas en el mundo, según datos recientes de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Durante la clausura del encuentro, el funcionario federal calificó de exitoso este seminario porque se logró avanzar en el proceso de sistemas agroecológicos altamente resilientes y también se propició el desarrollo de una importante disciplina como la agroecología, un aporte latinoamericano al mundo al que debe darse la mayor atención durante el Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar 2019-2028.

Iván Román, productor de cacao criollo del Soconusco, destacó las bondades de este cultivo tradicional de los Mocaya (pueblo del maíz), ya que para su producción se requiere de un sistema agroforestal altamente diversificado con árboles forestales, frutales y fauna que ha favorecido un producto altamente resiliente y de gran valor económico y nutricional.

Leydy Pech, productora de miel en Campeche, explicó que el grupo de mujeres Koolel Kab se dedica al rescate y preservación de la abeja melipona, para recuperar esta práctica cultural maya y aprovechar sus beneficios para la salud y la economía. Dijo que para garantizar la sobrevivencia de las meliponas es importante transmitir el conocimiento del manejo a las nuevas generaciones, además de generar espacios menos perturbadores para la crianza de esos insectos polinizadores.

Gustavo Viniegra González, investigador en el área de biotecnología, expuso los resultados de un estudio sobre los meteplantes, antiguo sistema de producción biodiverso que consiste en cultivar magueyes entre las milpas. Con este método, y con la suma de nuevos procedimientos de mercadeo y creatividad para obtener productos más atractivos para el mercado, como textiles y bebidas, se puede superar la pobreza rural, explicó.

Finalmente, Alejandro Hernández Tapia, académico de la UACh, habló del tlacolol, un sistema prehispánico que transforma el bosque tropical caducifolio, al convertir pendientes pedregosas de 20 a 45º, en un área agrícola que al cabo de tres a siete años de servicios se deja descansar para su regeneración o se transforma en pastizal para ganado.

Este seminario contó con la participación de expertos y académicos de instituciones como la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología, el Colegio de Postgraduados, la Asociación Mexicana de Agroecología y la Universidad Autónoma Chapingo.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO