Sostenibilidad

Pemex y la conservación de pantanos en Tabasco

Petróleos Mexicanos (Pemex) dio un paso muy importante en la conservación, desarrollo económico y social de las áreas naturales protegidas de México, al inaugurar el Centro de Interpretación de la Naturaleza Uyotot-Ja (Casa del Agua), que se encuentra localizado en la Reserva de la Biosfera de los Pantanos de Centla, en Tabasco.

Con el propósito de mejorar las condiciones de vida y la relación con las comunidades que habitan la zona, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la organización no gubernamental denominada Espacios Naturales y Desarrollo Sustentable, AC, y Pemex, realizaron una labor conjunta de cooperación para proteger también el ecosistema de los pantanos de Centla.

Este centro es el primero en su tipo que destaca la importancia de los humedales y pantanos del país y constituye, de igual manera, un polo para la educación ambiental de los actores que se relacionan con la reserva. El mecanismo consiste en difundir los valores ambientales, económicos y las reglas de conducta que deben regir dentro de las reservas.

Las instalaciones son únicas en su género, ya que fueron diseñadas de acuerdo con las condiciones ambientales del sitio y en uno de sus módulos se describen las actividades de Pemex dentro de la reserva.

Los pantanos de Centla forman parte del complejo deltaico-lagunar más importante de México el cual se ubica entre los ríos Grijalva y Usumacinta, en una extensión de aproximadamente 4,850 kilómetros cuadrados y en uno de los humedales que da origen a grandes áreas de suelos inundables.

Estos suelos son refugio de la migración de numerosas poblaciones de aves acuáticas y zona prioritaria para el cultivo de especies comerciales. Además, la riqueza florística de la reserva está representada por más de 400 variedades. Por estas razones, el gobierno federal promulgó desde 1992 el Decreto de la Reserva de la Biosfera de Centla, Tabasco, y en 1994, el del Área de Protección y Fauna de Términos, en Campeche, gracias a los cuales se convierten en áreas naturales protegidas.

Exploración petrolera y cuidado ambiental

Desde 1952, Pemex desarrolla sus actividades de exploración y producción petrolera en la zona y para mejorar las condiciones socioeconómicas de las comunidades asentadas en la reserva, apoya la aplicación de todo tipo de programas dirigidos al manejo de la conservación de los recursos naturales y propicia la educación ambiental de sus trabajadores.

El mejor ejemplo es la firma del convenio que la paraestatal efectuó con la Semarnat y con Espacios Naturales y Desarrollo Sustentable, AC, y para su ejecución se aportaron 15 millones de pesos. La población de la reserva ha recibido los beneficios en forma directa por la conservación de estos espacios naturales, al mismo tiempo que se ponen en marcha proyectos productivos.

Como parte de las acciones encaminadas a impulsar el desarrollo sustentable, se han seleccionado dos sitios para alentar las actividades ecoturísticas y se formaron dos grupos que acreditaron cursos básicos de turismo, entre los que destacan: calidad de servicios turísticos, relaciones humanas y modalidades del turismo alternativo.

De manera adicional, también se obtuvo la primera producción en la unidad de manejo y aprovechamiento del pejelagarto y la jaiba suave, que se impulsó dentro de la reserva.

Empleo temporal

Por otra parte, gracias a los recursos aportados por Pemex se integraron y se pusieron en marcha 25 programas de empleo temporal en los que participaron más de 600 habitantes de la reserva. La participación consistió en acciones concretas de reforestación, prevención de incendios, apoyo y soporte a las actividades turísticas y producción de traspatio.

Con ese mismo esquema de trabajo se han apoyado varios programas productivos que van dirigidos a las comunidades de la zona. Estos proyectos consisten en construcción de la unidad de manejo y aprovechamiento de la jaiba suave, cuya producción inició en noviembre del año pasado.

El proyecto productivo proporciona valor agregado a la captura de la jaiba por parte de los pescadores de la reserva. Mediante el control de las tallas de captura se preservan de manera eficiente las poblaciones del crustáceo.

Pemex destacó el proyecto de mejora de la huerta de traspatio, en el que participan a la fecha de 71 familias, las cuales trabajan exitosamente con innovadores sistemas de riego y se ha ofrecido capacitación a los interesados en el manejo agrícola.

Otro proyecto importante es el de las jaulas flotantes de engorda de mojarra tilapia y castarrica, con la realización del primer ciclo de explotación comercial.

Por último, en materia de capacitación se ha trabajado con 40 escuelas de las 72 que están dentro de la reserva, apoyándolas con material didáctico que enaltece los valores e impulsa las actividades de la reserva. Se manejan 6 videos, un juego de Lotería y un Memorama de los pantanos. De igual manera, se realiza una obra de teatro y se impartieron 16 talleres sobre manejo de residuos sólidos, prevención de incendios y contaminación de agua.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO