Iniciativa Privada

Muros verdes

Existen diversas técnicas para formar jardines verticales; pueden construirse a partir de estructuras metálicas, madera, bambú, macetas y todos aquellos materiales que ayudan al soporte de las plantas

como-muroCiudad de México.— Si contamos con más muros que patios o jardines, tenemos la oportunidad de ocupar estas superficies para colocar plantas y crear jardines verticales o paredes de cultivo, cubiertas parcial o completamente de vegetación. Estos jardines tanto interiores como exteriores, son una de las mejores opciones para embellecer un inmueble.

Mientras que los proyectos a gran escala deben dejarse a especialistas o empresas dedicadas a su elaboración, los de pequeña escala o caseros son relativamente simples de instalar. Consiste en tapizar los muros con plantas que crecen sin ningún tipo de suelo, como lo hacen las epífitas, musgos, líquenes, orquídeas, helechos y bromelias, también las llamadas plantas aéreas que usan de soporte a otras especies en lugar de enraizar al suelo.

Existen diversas técnicas para formar jardines verticales; pueden construirse a partir de estructuras metálicas, madera, bambú, macetas y todos aquellos materiales que ayudan al soporte de las plantas para empotrar en la pared. Hay muchos modelos que utilizan plástico pero este debe ser ligero y duradero, también de buena calidad y resistente a los rayos ultravioleta (UV) en caso de utilizarlo en jardín de exterior. El primer paso es medir la pared, elaborar la estructura y fijarla en el muro.

La construcción de este tipo de jardines está basada en la capacidad natural de las plantas para sobrevivir de forma suspendida. Por lo que conocer las plantas que se usarán y las interacciones que tendrán lugar entre las distintas especies es un requisito fundamental para garantizar su supervivencia en posición estresante, y de esta manera, no solo desarrollarse sino tener mejor apariencia de las que viven en el suelo.

El tipo de plantas que deben elegirse varía de acuerdo al prototipo de jardín: interior o exterior. Generalmente, el clima de interiores se caracteriza por una temperatura de alrededor de 20 grados centígrados e intensidad de luz y humedad baja. Lo ideal es utilizar plantas tropicales que se adaptan a bajos niveles de luz y temperatura constante; también son recomendables las plantas perennes, comestibles y nativas de ornato.

Su éxito radica en lograr un sustrato liviano y rico en materia orgánica, una opción es mezclar 60 por ciento de fibra de coco con 40 por ciento de humus de lombriz. Aunque se puede utilizar cualquier otro sustrato bajo la condición de que aporte muchos nutrientes para una buena alimentación de la planta. Por último, un riego adecuado ayudará a su conservación. Hay que recordar que el agua se aprovecha de arriba abajo para evitar saturarlo y que pese demasiado.

Fuente: Teorema Ambiental, imagen

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO