Sostenibilidad

Contribuye UAM a resolver problemas ambientales del DF

Ante los problemas de desertificación y sequía que padece el país, y en especifico el Distrito Federal, la Universidad Autónoma Metropolitana se dio a la tarea de subsanar las carencias y problemas ambientales de la parte sur de la Cuenca del Valle de México que es la zona más importante para la producción agrícola de la capital y, sin embargo, presenta un acelerado proceso de desertificación por causa de la deforestación y los asentamientos humanos.  leer más
Juan Carlos Machorro

Esto ocasiona una intensa erosión hídrica y eólica en las partes altas, y la salinización en las bajas. Dada esta situación, un grupo interdisciplinario de académicos de la Unidad Xochimilco de la UAM realiza un diagnóstico de la situación que incluye aspectos socioeconómicos, de infraestructura física, biológicos, ciclos biogeoquímicos y degradación de los ecosistemas.

La intención es recuperar productivamente la zona mediante acciones que incidan en la definición de políticas en materia de urbanización. Antonio Flores Díaz, profesor-investigador del Departamento El Hombre y su Ambiente, destacó que la erosión eólica e hídrica —registrada en la parte alta de la zona de Chichinautzin, Cerro Pelado y El Ajusco— afecta los cultivos de papa, avena y de forma preponderante cebada, al disminuir la fertilidad y aumentar la degradación física, química y biológica del suelo.

Los académicos —entre ellos especialistas en botánica, fauna silvestre y etnobotánica— se encargan de evaluar el estado de la vegetación de la zona a partir del comportamiento, los cambios y las posibilidades de recuperación. Flores Díaz, especialista en pedología (rama que estudia la génesis y la morfología de suelos), indicó que la desertificación es el impacto de la actividad humana o antropogénica en los ecosistemas.

Un primer problema de la Cuenca del Valle de México, detalló, “es el municipio de Chalco, una zona urbana con gran crecimiento donde el proceso de salinización alcanza ya 90 por ciento del territorio. El caso de Mixquic es el de mayor deterioro debido a la salinización, sobre todo del área de cultivo, por lo que existe una agricultura intensiva siempre al borde del colapso”, señaló.

Asimismo, añadió que “en Xochimilco el problema de desertificación se agrava. El agua de los canales proviene de la planta de tratamiento de Iztapalapa que, no obstante sus procesos, no elimina las sales y al evaporarse concentra grandes cantidades de ellas”.

Los trabajos buscan el afluente del río Santiago —que se crea en una subcuenca formada por los cerros Cuatzin, Chichinautzin, Ocupiaxco, Pelado y Ajusco— y llega a San Lucas Xochimanca, donde existe una presa azolvada y las aguas son retenidas en épocas de lluvias, periodos en los cuales el río crece mucho.

La idea es recuperar esta corriente de agua hasta Nativitas donde se abría como abanico y entraba al lago de Xochimilco constituyendo una aportación importante para este lago. Es una alternativa de captación de agua de lluvia para rescatar el lago y la zona chinampera que se llenaría de agua dulce. Un área de riesgo es también la de Topilejo. La intención es que deje de ser utilizada como zona de drenaje y, por ende, que se revierta el proceso de contaminación del agua.

El diagnóstico en elaboración será entregado a las autoridades correspondientes del gobierno del Distrito Federal para que tomen medidas urgentes, entre sus propuestas destaca establecer un plan urbano que considere aspectos de la ingeniería de paisaje, con una mínima alteración de los ecosistemas y descartar la construcción en zonas de riesgo; y reubicar o realizar edificaciones que impliquen riesgo menor.

Fuente: Teorema Ambiental

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO