Sostenibilidad

Consejos para tener una vida más eco-friendly

Un nuevo mercado ético lucha por encontrar formas de satisfacer nuestras necesidades diarias sin poner en peligro a la naturaleza

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 17 de noviembre de 2020.— ¿Cómo puedo apoyar a cuidar el medio ambiente? Ayudar al mundo parecería una labor solo para ecologistas profesionales. Sin embargo, la más valiosa de las contribuciones está en actividades simples, como lavarse los dientes, el cuidado del cabello o cocinar.

El término “economía verde”, definido por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) se explica como: “aquella economía que da lugar al mejoramiento del bienestar humano e igualdad social, mientras que se reducen significativamente los riesgos medioambientales y las escaseces ecológicas”.

Con este concepto, algunas empresas adoptaron una postura holística, pues tienen bienes o servicios para prevenir la contaminación ambiental y fomentar la protección de la vida silvestre. Asimismo, su cadena de producción se realiza con materiales sostenibles y recursos renovables, con el fin de atender temas urgentes como: detener la deforestación, el uso excesivo de materiales no biodegradables, o el cambio climático.

De esa forma, crearon artículos de uso diario tan comunes como un cepillo de dientes o de cuidado del cuero cabelludo para el comprador que quiere reducir su impacto ambiental.

Por ejemplo, los cepillos de dientes de bambú son una excelente alternativa ante la sobreexplotación de recursos naturales. El bambú crece con más velocidad, sin fertilizantes ni pesticidas y con poca agua. Además, entre más grande sea una planta más dióxido de carbono (CO2) absorbe, y el hecho de que el bambú brote con más rapidez le permite absorber CO2 a un ritmo más eficiente, lo que beneficia al mantenimiento de la capa de ozono.

Otros productos se diseñan para evitar la generación rápida de basura y eliminar el uso de plástico por completo. Los acondicionadores o champús sólidos se producen con ingredientes naturales y se comercializan con empaques reciclables, lo que disminuye la acumulación de envase de plástico.

Por otro lado, algunos productos se elaboran no solo para preservar la salud de la naturaleza, sino también la del usuario. A las espátulas o cucharones de bambú se le integra silicona, un material no poroso y que impide el crecimiento microbiano. La silicona resiste temperaturas extremas, por lo que a la exposición al calor no libera compuestos dañinos en los alimentos.

Los materiales biodegradables de tales artículos se deshacen más rápido en contacto con la naturaleza, por lo que su proceso de degradación es más rápido. De igual forma, este mercado creció con extensiones y así como existen cepillos de bambú hay pastas dentales sin colorantes o cremas de afeitar con componentes vegetales.

Abrazar un estilo de vida eco-friendly implica un principio muy importante: elegir una marca cuyas credenciales ecológicas estén a la altura.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO