Sostenibilidad

Capturan camarón con redes amistosas

Estas redes reducen en un 70 por ciento la captura de especies no deseadas

La pesca de rastreo ambientalmente amistosa ayuda al bienestar de los pescadores de camarón.
Comunicado de Prensa – PNUMA

Los amantes del camarón pueden ahora consumirlo con menos culpabilidad gracias a un proyecto pionero que está reduciendo el daño ambiental de la pesca del camarón.

El proyecto, financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMMA) ha reducido dramáticamente la captura no deseada de peces jóvenes, tortugas y otros en cada pesca de descarte de un 30 a un 70 por ciento en algunos países.

Los pescadores de camarón que participan en este proyecto también se ven beneficiados por la innovadora iniciativa.

En México, uno de los 12 países involucrados, el despliegue de redes de arrastre ambientalmente amistosas, aliado a los métodos de pesca mejorados ha disminuido los gastos de combustible de los barcos de redes de arrastre.

En Colombia y Filipinas también se han registrado éxitos significativos. En casi todos los países participantes, las pruebas marítimas se han realizado con mejores redes de arrastre.

Los beneficios económicos están surgiendo en otras formas. Las redes de arrastre ahora contienen una menor cantidad de peces no deseados y otros organismos marítimos, y esto contribuye a que los pescadores procesen el camarón más fácil y más rápido, lo que conlleva al ahorro de tiempo y dinero, así como una mejoría en la calidad de la captura.

Monique Barbut, la nueva presidenta ejecutiva del FMMA, que fue establecido por los gobiernos para financiar proyectos ambientales en el mundo en desarrollo, comentó: “No es ningún secreto que la pesca se ha vuelto un sector de gran preocupación internacional con grandes cantidades de pescado que se captura de manera no sostenible.”

“Mientras tanto, demasiados peces jóvenes, de especies con objetivo de pesca y sin este objetivo, se están capturando antes de que alcancen la madurez. Las pérdidas mundiales que resultan del fracaso de la pesca juvenil para alcanzar la madurez comerciable, se piensa que han llegado a perder miles de millones de dólares anualmente. Muchas de las técnicas que utilizan las flotillas de pescadores también pueden dañar seriamente el medio ambiente incluyendo el suelo marino”, añadió.

“Este proyecto para solucionar la pesca de descarte camaronera es particularmente oportuno y urgente; y estoy encantada de que estamos viendo resultados preliminares muy prometedores. Actualmente más del 60 por ciento de lo que se captura de la pesca del camarón en el mundo se desperdicia, haciendo una de las prácticas más dañinas en materia ambiental”, dijo Barbut.

Achim Steiner, subsecretario general de Naciones Unidas y director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) que está coordinando el proyecto de más de nueve millones de dólares e implementado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), dijo que la iniciativa de cuatro años de antigüedad podría ser un buen paso para el mejor uso de los recursos naturales finitos del mundo.

“Pienso que otras pesqueras tienen ya lecciones importantes que aprender de estas experiencias; así como también de una amplia gama de retos ambientales desde el ámbito forestal hasta el energético. Como las gestiones creativas, mejoras tecnológicas y la voluntad de un amplio sector de colaboradores para que adopten las nuevas ideas, pueden resultar en mejoras significativas hacia un uso económico y biológicamente sostenible de recursos importantes”, añadió.

Bajo el proyecto, FAO también ha apoyado a pescadores de camarón de redes de arrastre, pescadores artesanales locales y a organizaciones de pescadores regionales para introducir diferentes tecnologías de reducción de pesca de descarte, considerando las condiciones e intereses ambientales específicos de los países participantes.

FAO también ha estado trabajando con los respectivos gobiernos nacionales para desarrollar el marco legal necesario y consolidar la cooperación entre regiones y países.

Ichiro Nomrua, asistente del director general del Departamento de Pesquería de la FAO dijo: “La reducción de la pesca de descarte es una prioridad para mi organización. Si menos peces jóvenes y especies no deseadas son capturados sin intención, pueden dejarse madurar para el beneficio del pescador, su sustento y para millones de personas en países en desarrollo que dependen casi por completo de la pesca como recurso vital de proteína saludable y nutritiva.”

El proyecto financiado por el FMMA llamado “Reducción de los Impactos Ambientales de la Pesca de Arrastre del Camarón Tropical a través de la Introducción de Tecnologías para la Reducción de Pesca de Descarte y Cambio de su Manejo” fue lanzado en 2002.

Este proyecto involucra a Indonesia y Filipinas y a la organización intergubernamental Centro de Desarrollo de la Pesca en Asia sur-oriental (SEAFDEC, por sus siglas en inglés) en Asia; Camerún y Nigeria en África Occidental; Bahrain e Irán en la región del Golfo; y Colombia, Cuba, Costa Rica, México, Trinidad y Tobago y Venezuela en América Latina y el Caribe.

Fuente: PNUMA

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO