Sostenibilidad

Austeridad impide vigilancia para frenar pesca ilegal en México

Crece el riesgo de pesca durante la temporada de veda, de forma ilegal, por la falta de vigilancia, lo que afecta directamente a especies como el camarón

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 11 de diciembre de 2019.— Los 11 mil kilómetros litorales y los más de ocho mil kilómetros cuadrados de cuerpos de agua continental deben ser resguardados por personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) y la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), pero los recortes en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020 eliminaron los recursos para el programa de vigilancia.

De acuerdo con Anselmo López Villalobos, integrante del Comité Nacional de la Confederación de Cooperativas Pesqueras de México y comisionado de Puertos Pesqueros del Pacífico, para 2020 el sector pesquero contará con mil 200 millones de pesos, respecto a los mil 700 millones que ejerció este año y los tres mil 800 millones que dispuso para 2018.

De esos mil 200 millones que se asignaron a la Conapesca en 2020, unos 800 millones se destinarán a salarios, combustible de los jefes y papelería, por lo que para el próximo año no habrá ni un peso para programas sectorizados, denunció en entrevista con El Universal.

Mientras que 15 entidades que tienen una importante actividad pesquera, entre ellas, Sinaloa, Sonora, Oaxaca, Veracruz, Tamaulipas y Campeche, del Golfo de México, tienen una flota pesquera de unos seis mil pescadores que laboran en unas mil 200 embarcaciones, más los empleos indirectos, que son afectados por prácticas ilegales, que ocasionan competencia desleal y depredan irracionalmente a especies en riesgo, como la totoaba y la vaquita marina en el golfo de California.

Además, crece el riesgo de pesca durante la temporada de veda, de forma ilegal, por la falta de vigilancia, lo que afecta directamente a especies como el camarón.

“Con esas políticas de sacrificar los recursos a las actividades productivas para los programas sociales, vemos que vamos a perder la soberanía alimentaria. No estamos en contra de que le den becas a jóvenes o a migrantes, pero sí nos molesta que se haga sacrificando recursos a quienes producimos alimentos”, señaló.

Los pescadores de alta mar, indicó, estarán durante seis meses en veda para la captura del camarón a partir de febrero de 2020, pero con la pesca ilegal se romperá el ciclo reproductivo de las especies marinas, como camarón y peces.

Con ello, se corre el riesgo de que en las temporadas regulares de captura disminuyan en forma drástica los volúmenes de cosecha, por lo que cada año habrá menos producto disponible y se sacrificarán actividades productivas como la pesca.

Además, el Comité Nacional de Cooperativas Pesqueras del país solicitó un encuentro con el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera, para proponer un nuevo esquema de estímulos y apoyos a la industria pesquera del país, para evitar el impuesto al diésel marino y la gasolina para los pescadores de lagunas para sus respectivas embarcaciones.

Han solicitado eliminar el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), que eleva el precio de los combustibles.

“Necesitamos el apoyo del gobierno federal para que el precio del diésel y la gasolina no tenga este impuesto, si de verdad se quiere impulsar el desarrollo del sur de Oaxaca y del país con el Corredor Interoceánico del Istmo”, pues de lo contrario, la industria pesquera “va a perder miles de empleos y la soberanía alimentaria”.

Pesca ilegal de totoaba
Mientras que en el golfo de California, cientos de pescadores a bordo de docenas de embarcaciones se concentraron el fin de semana para realizar pesca ilegal de la totoaba, denunció la agrupación ecologista Sea Shepherd, que se ha enfocado en la protección de la vaquita marina, que habita en esta región.

Informaron que este domingo 8 de diciembre presenciaron a cerca de 80 pequeñas embarcaciones, extrayendo redes llenas de totoaba cerca del puerto de San Felipe, en Baja California, en la zona norte del golfo de California.

Sin embargo, con estas mismas redes pueden atrapar a vaquitas marinas, especie de la que según el último conteo realizado oficialmente había menos de 20 ejemplares vivos en el país.

Además, la totoaba es una especie protegida, pues se ha sobreexplotado para extraer su vejiga natatoria, considerada un manjar en China, por la que se pagan cantidades exorbitantes en el mercado negro.

De acuerdo con Sea Shepherd, actualmente los pescadores utilizan sus botes para rodear y encerrar a las totoabas para asegurarse que no escapen, con una técnica que está prohibida por la Secretaría de Marina, pues en el golfo de California está prohibida la pesca con redes. Sin embargo, el número de pescadores reunidos, sobrepasó al poco personal de la Marina que se encontraba en la zona.

Esta nueva actividad ilegal se debe a que, por los recortes presupuestarios se anularon los pagos de compensación para los pescadores, para que dejaran de pescar en la región.

En octubre, inspectores ambientales detectaron 35 embarcaciones pescando en el Polígono de Protección de la Vaquita Marina, en el Alto Golfo de California.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO