Ejidatarios denuncian irregularidad en obra de Planta de Tratamiento

Campesinos en el municipio de Chalco, Estado de México, en el que el 54.5 % de la población se encuentra en condiciones de pobreza, no tienen agua para sembrar sus parcelas

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 14 de noviembre de 2019.— El pasado 12 de noviembre de 2019, once ejidatarios de la comunidad de San Mateo Huitzilzingo, del municipio de Chalco, Estado de México, acompañados por las organizaciones civiles ControlaTuGobierno, Fundar, Centro de Análisis e Investigación, y la Comisión de la Cuenca de los Ríos Amecameca y La Compañía, presentaron una denuncia ciudadana ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Secretaría de la Función Pública (SFP), por presuntas irregularidades en la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) de la comunidad.

La Planta en San Mateo Huitzilzingo es una obra que busca frenar la contaminación del río Amecameca y beneficiar a los ejidatarios de la zona, al permitirles reutilizar el agua para regar sus cultivos. Sin embargo, a tres años y medio del inicio de su construcción, las parcelas agrícolas tienen cada vez menos agua disponible y la obra no ha concluido.

En 2016, el Plan de Saneamiento Integral de la Cuenca Tributaria del Río Amecameca, de la Comisión de Agua del Estado de México (CAEM), inició la obra en la Planta en San Mateo Huitzilzingo con recursos estatales y federales, provenientes de los programas presupuestales Prosan 2016, Proagua 2017 y del fideicomiso 1928, con un presupuesto de 87 millones de pesos pero hoy la inversión rebasa los 109 millones de pesos, un aumento del 26 por ciento del estimado inicial.

Originalmente la Planta se construiría en terreno ejidal, como una donación de parte de las parcelas de los campesinos a cambio de agua saneada para cultivar. “No obstante, servidores públicos locales decidieron cambiar la ubicación de la planta, sin realizar nuevos estudios de suelo ni asegurarse que el agua tratada pudiera llegar a las parcelas de los ejidatarios”, denunciaron.

La planta terminó ubicándose en un terreno particular, del otro lado del río Amecameca, dejando sin agua a 200 familias de campesinos y productores.

Debido a las características lacustres del terreno, este se inunda con frecuencia y se ha hundido. Además, el estudio técnico de una ingeniera ambiental que visitó la planta y revisó los planos originales, muestra que la construcción presenta severas grietas en su estructura y daños en el equipamiento para el saneamiento del agua, con fuertes emisiones de olores fétidos en el río.

Para presentar esta denuncia, fue necesaria la elaboración de más de 100 solicitudes de acceso a la información y 24 recursos de revisión para documentar cómo se eslabonan distintos tramos de responsabilidad de los servidores públicos hasta formar una cadena que acaba desviando los recursos públicos de su objetivo original, que en este caso era proveer de agua para sembrar, para sanear los ríos contaminados y para frenar la contaminación de una zona densamente poblada.

Durante la presentación, organizaciones como ControlaTuGobierno señalaron que obras inconclusas, instalaciones abandonadas, agua tratada sin ser reutilizada son problemas comunes que ha podido documentar a través de ejercicios de auditoría social a las plantas de tratamiento de la subcuenca. Entre 2017 y 2018, visitaron 24 plantas públicas pertenecientes a la subcuenca de los ríos Amecameca y La Compañía y se pudo observar que solo nueve funcionaban.

“Frente a esta situación, se espera que la Auditoría Superior de la Federación y la Secretaria de la Función Pública auditen con detalle el caso de la PTAR. Y que la Secretaría de la Función Pública investigue las irregularidades cometidas en la toma de decisiones alrededor de la construcción de la PTAR para que inicie los procedimientos de responsabilidad correspondientes”, señalaron.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO