Residuos

Personas pueden consumir 70 mil piezas de plástico al año en alimentos

La contaminación generada por plásticos desechables afecta a más de 100 mil animales marinos y provoca la muerte de un millón de aves al año; también daña la salud humana

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 21 de julio de 2020.— La Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, en coordinación con Greenpeace México, investigadores de la UAM y expertos en economía circular pidieron a los habitantes de la Ciudad de México reducir su consumo de productos desechables y elegir artículos duraderos, ya que durante la contingencia por COVID-19 ha aumentado la cantidad de envases desechables que no son bien recuperados para reciclaje y su acumulación afecta al medio ambiente y la salud de los seres vivos.

Ornela Garelli, especialista en consumo responsable de Greenpeace México, alertó que la contaminación generada por plásticos desechables afecta a más de 100 mil animales marinos y provoca la muerte de un millón de aves al año, además de que también daña la salud humana.

“No es una problemática que se quede en el plano ambiental ya que se han encontrado microplásticos en alimentos como cerveza, miel, azúcar, agua embotellada e incluso en los mariscos u otros alimentos. Esto hace que comamos hasta 70 mil piezas de plástico al año”, precisó en el webinar “Desechables, ¿en realidad los necesito?”.

Una investigación realizada el año pasado por Greenpeace detectó que en uno de cada cinco peces que se compran para consumo humano en el país se hallaron microplásticos en sus vísceras. “Vivimos en una sociedad que consumimos en exceso y esto está generando efectos ambientales. La influencia del marketing empresarial tiene mucho que ver. Las empresas han utilizado una estrategia de publicidad para decirnos que el plástico es un material fantástico y muy importante que va hacer nuestra vida más fácil y más cómoda”, dijo.

El 80 por ciento del impacto ambiental de un envase plástico viene justamente de su diseño, desde su origen, para ser utilizado solo por unos minutos y después desecharlo. Esto impide que el envase sea reutilizado porque está destinado a tirarse.

“La contaminación plástica no es un problema de gestión de residuos, porque estamos generando residuos en cantidades sumamente grandes que no podemos manejar […] Algunos plásticos de un solo uso son hasta ridículos. La naturaleza desarrollando por millones de años un empaque natural, resistente y nosotros, los seres humanos, ponemos a las frutas, a las verduras en empaques plásticos. Los costos ambientales son sumamente graves y esta cultura está generando graves impactos como es la llegada particularmente a los océanos”, agregó.

Al respecto, Alethia Vázquez, profesora e investigadora de la UAM Azcapotzalco, comentó que del 100 por ciento de todos los residuos que se generan en el país, aproximadamente el 13 por ciento está constituido por plásticos como las bolsas, los envases de alimentos, productos de limpieza y de cuidado personal, unicel y envases de PET.

Detalló que de todos los usos que se le dan a los plásticos entre 40 y 50 por ciento se destina a aplicaciones de envase y embalaje, y estos generalmente tienen una vida útil corta porque se usan y desechan rápidamente.

Coincidieron en que el mejor residuo es el que no se genera, por lo que es necesario combatir la cultura de usar y tirar, así como evitar el uso de plásticos desechables y usar productos reutilizables, no tóxicos y accesibles.

Rodrigo Ramírez, Antonio Landaburu y Mauricio Luna, ganadores del concurso de innovación Reto CDMX en el área de economía circular, con el proyecto “Boomerang”, que consiste en contenedores reutilizables para despacho de alimentos en restaurantes, comentaron que su objetivo es evitar el uso de desechables.

Rodrigo Ramírez mencionó que en México cerca de nueve millones de personas piden comida a través de apps: “En promedio un mexicano pide comida cuatro veces al mes y la razón por la que nacemos es para frenar y evitar la contaminación plástica a través de contenedores de acero inoxidable pues entendemos que es un producto que puede durar más de 20 años y siempre va a poder ser reciclable.”

Explicó que con su proyecto los restaurantes seguirán recibiendo pedidos y la comida será servida y entregada en ese contenedor. Boomerang dará un tiempo de 24 horas al consumidor para recoger el contenedor para después lavarlo, desinfectarlo y regresarlo al establecimiento de comida.

Finalmente, Irving Delit, ingeniero ambiental de Sedema y participante en la elaboración del programa integral de Residuos Sólidos de la Ciudad de México, informó que en la capital se están generando más de 13 mil toneladas de residuos al día y cada persona aporta con alrededor de kilo y medio de residuos.

“Esto está provocando impactos y costos ambientales y económicos. La disposición final está costando al gobierno de la ciudad cerca de dos mil millones de pesos al año, por lo que es necesario generar esta toma de conciencia”, manifestó.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO