Residuos

Estudio indica que bolsas biodegradables no son ecológicas

Para lograr esta degradación requieren temperaturas de al menos 50 grados Celsius, algo que jamás sucederá en las profundidades de los océanos o en la mayor parte del planeta

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 10 de marzo de 2020.— Como parte de la transición para la prohibición de las bolsas plásticas en la Ciudad de México que inició con el primer minuto de este año, una de las alternativas fue la fabricación de bolsas biodegradables, es decir que en su composición tuvieran un porcentaje o fueran totalmente fabricadas con algún bioplástico que se degradara en mucho menor tiempo que los plásticos tradicionales, a base de petróleo.

Sin embargo, científicos de la Universidad de Plymouth, en el Reino Unido, realizaron una investigación donde colocaron cinco bolsas en tres ambientes diferentes: debajo de la tierra, en el mar y al aire libre, y confirmaron que los resultados fueron menos positivos de lo que se esperaba.

“Ninguna de las bolsas desapareció completamente o se desintegró en ninguno de los tres ambientes”, afirmó Imogen Napper, doctora en Biología, quien agregó que después de estar bajo tierra o en el mar, algunas bolsas todavía se podían llenar y aguantaban el peso de las compras diarias.

En cuanto al ambiente marino, los estudios demostraron que las bolsas no se degradaban realmente en un tiempo significativo, en un ambiente natural.

Debido a estas fallas es que desde 2002, encabezados por Bangladesh, 59 países del mundo han optado por eliminar las bolsas de plástico, ya sea de manera total o parcial.

Por su parte, Jacqueline McGlade, directora científica del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), declaró que los productos presentados como una alternativa a los plásticos, permitiendo reducir la contaminación de los océanos, son una completa falsedad, pues “para lograr esta degradación requieren temperaturas de al menos 50 grados Celsius, algo que jamás sucederá en las profundidades de los océanos”, explicó.

Y señaló que el ambiente en el que se colocan estas bolsas es determinante en el proceso de degradación.

“Estas bolsas biodegradables están fabricadas a partir de polímeros a los que se añaden aditivos oxidantes minerales, que favorecen su degradación en pedazos más pequeños, fragmentación que solo puede darse bajo ciertas condiciones, que difícilmente se encuentran en la naturaleza, por lo que es posible que los efectos de las soluciones a las bolsas de plástico sean incluso negativos para el medio ambiente por la acumulación de residuos que generan”, abundó.

Según la Agencia Francesa de Medio Ambiente y Gestión Energética, esta situación posiblemente se deba a que la denominación “biodegradable” se utiliza muy a menudo de forma indiscriminada y a veces se aplica para productos que no cumplen con esta condición.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO