Residuos

Bolsa de polietileno es la de menor impacto ambiental: ANIPAC

El estudio consideró todas las etapas del ciclo de vida de la bolsa: desde obtención de materias primas hasta disposición final

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 5 de octubre de 2020.- La Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC) y los Industriales de Bolsas Plásticas de México (Inboplast), presentaron el Análisis de Ciclo de Vida (ACV): Huella ambiental de bolsas para supermercados y tiendas de conveniencia, el cual cuantifica los impactos ambientales de bolsas fabricadas de siete distintos materiales.

El ACV examinó bolsas elaboradas a base de polietileno de alta densidad (PEAD), polietileno de baja densidad (PEBD), polietileno de alta densidad con aditivo para ágil degradación (PEAD + ADITIVO), polipropileno (PP), bioplástico (ácido poliláctico PLA), además de las de algodón y papel, y destaca que la huella ambiental en lo que respecta a la bolsa de plástico de polietileno, es menor que las fabricadas de otros materiales.

El estudio, realizado por el Centro de Análisis de Ciclo de Vida y Diseño Sustentable (Cadis), se sometió a un proceso de revisión por expertos internacionales, y consideró todas las etapas del ciclo de vida de la bolsa: desde la obtención de materias primas hasta la disposición final de esta, además de incluir la producción, distribución y uso. Asimismo, cumple con los requisitos de las normas ISO 14040 e ISO 14044.

Se tomaron en cuenta variables como el cambio climático que produce (huella de carbono), formación de oxidantes fotoquímicos, acidificación terrestre, eutrofización en agua dulce, escasez de recursos minerales y escasez de recursos fósiles. Como resultado, se demostró que la bolsa de polietileno tiene un menor impacto, de acuerdo con los resultados del ACV.

Se demostró que el mayor impacto en la huella ambiental ocurre en la obtención de las materias primas o bien en su disposición, además, la manera en la que utilizamos las bolsas determina gran parte de su huella ambiental, esto significa que llenarlas a su máxima capacidad y poderlas reusar el mayor número de veces contribuye a disminuir su impacto.

El presidente de la ANIPAC, Aldimir Torres, reiteró que la industria del plástico ha sido excluida de la generación de propuestas y por ello surgió la necesidad de realizar un estudio para medir impactos ambientales. “Hacemos un llamado a las autoridades para considerar las afectaciones por la prohibición de bolsas y las propuestas del sector sean escuchadas”, dijo.

Por su parte, Álvaro Hernández, presidente de Inboplast, concluyó que “todos los productos generados por el hombre, están transformando a la naturaleza. Sin embargo, es indispensable comprender las variables en las que se está afectando de manera científica, para tomar cartas en el asunto y ejercer una responsabilidad compartida entre sociedad, gobierno y empresas”.

Los industriales explicaron que todo lo que se fabrica tiene innumerables consecuencias, y que es sesgado enfocarse solo a la percepción del impacto final de un producto y no a todo lo que conlleva, desde su fabricación hasta su fin del ciclo de vida.

“La desinformación ha derivado en la satanización del plástico, el cual es un recurso que si se usa debidamente es completamente sustentable. Buscamos con los resultados del ACV, reivindicar su reputación y concientizar tanto a consumidores como a las autoridades sobre el impacto ambiental que cualquier acción genera”, agregó José del Cueto, presidente de la Sección de Fabricantes de Bolsas del organismo.

En México hay 891 empresas dedicadas a la fabricación de bolsas y películas plásticas, mismas que significan el 20 por ciento del sector. De estas, el 53 por ciento son microempresas, el 27 por ciento son pequeñas empresas, el 15 por ciento son empresas medianas y solo el 5 por ciento son grandes empresas.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO