Legislación Ambiental

Trump asegura que EEUU es «líder mundial en medio ambiente»

Desde su llegada al poder, Trump dio marcha atrás a muchas de las medidas establecidas por Obama, como retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París

Teorema Ambiental/Redacción

En un par de eventos realizados a inicios de la semana pasada, el presidente de EEUU, Donald Trump, se vertió de incienso al asegurar que su administración es de “liderazgo mundial” en el cuidado ambiental, mientras que estableció un panel de expertos para analizar los derechos humanos universales, mientras que diferentes organizaciones y líderes de opinión aseguran que este es uno de los peores gobiernos de la historia reciente en cuanto a políticas ecológicas y preservación de los derechos humanos.

Desde la Casa Blanca, el mandatario estadounidense aseguró que bajo su mandato el país se ratificó como líder mundial en medio ambiente y elogió el desempeño de la presente administración en este rubro, donde insistió que encabezan el combate contra la contaminación mientras en los hechos se promueve el uso de combustibles fósiles, pese a los esfuerzos que realizó su antecesor Barack Obama.

Su argumento señala que “una economía fuerte es vital para mantener un medio ambiente saludable. Castigar a los estadounidenses nunca es la manera correcta para producir un medio ambiente mejor o una mejor economía”, condenó ante las propuestas de los grupos ambientalistas de imponer límites sobre la producción de combustibles que nutren el cambio climático.

Desde su llegada al poder, Trump dio marcha atrás a muchas de las medidas establecidas por Obama, como retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París, donde EEUU era un verdadero referente mundial, con miras a detener el cambio climático hacia 2030. De hecho, su equipo mantiene la postura de que el cambio climático es hasta una farsa.

También ha anulado decenas de regulaciones federales ambientales para proteger el aire y agua y desmantelado controles sobre producción de gas, carbón y petróleo.

De hecho, el día de este discurso de autoelogio, el gobierno federal estadounidense completó un nuevo reglamento para promover la eficiencia de plantas generadoras que operan con base de carbón, sustituyendo una medida contra el cambio climático del gobierno anterior diseñado para clausurar ese tipo de plantas.

Esta decisión provocó demanda legal interpuesta por la Asociación Americana del Pulmón y la Asociación Americana de Salud Pública.

“El discurso de Donald Trump está más lleno de aire caliente que el generado en nuestra atmósfera por sus políticas peligrosas”, afirmó Michael Brune, director del Sierra Club, una de las organizaciones ambientales más grandes del país.

“Trump no reconoció la existencia de una crisis climática en su discurso. Todos sus discursos, mentiras y maniobras jamás cambiarán el hecho de que Donald Trump tiene el peor desempeño sobre el ambiente y el clima de cualquier presidente en la historia de Estados Unidos”, lamentó.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO