Legislación Ambiental

Tarjetas de débito dinero rápido y seguro para el campo

El Programa de Apoyos Directos al Campo (Procampo), que impulsó el gobierno de Ernesto Zedillo y al cual la administración de Vicente Fox ha dado continuidad, también es respaldado por la banca privada.

BBVA Bancomer lanzó al mercado desde el año pasado la tarjeta de débito de Procampo, por medio de la cual el agricultor recibirá recursos financieros en el momento y sin intermediarios. Se trata de modernizar un mecanismo ya existente que consistía en que la banca entregaba a los campesinos recursos mediante la elaboración de un cheque.

De manera tradicional, el Procampo y Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria (Aserca) elaboran y tienen un padrón con los beneficiarios de estos respaldos. Las sumas del apoyo dependen del número de hectáreas que se poseen y del tipo de proyectos.

El gobierno, por conducto de los Consejos Agropecuarios de Desarrollo Rural (Cader), es el responsable de hacer que dichos recursos lleguen a los campesinos.

La banca, según explicó Gilberto Mendoza Bru, director de productos dispersión de fondos de BBVA Bancomer, únicamente recibe la lista y con base en ésta elabora los cheques.

Además, por medio de una licitación (que se lleva a cabo cada año), a la banca se le otorga determinada cantidad de estados que es donde se distribuirán los cheques.

BBVA Bancomer, la institución bancaria más grande del país, opera este programa en 16 estados de la República, situación que puede cambiar para el próximo año. Con la tarjeta de débito coadyuva en entregar apoyos económicos a los trabajadores del campo en forma más eficiente.

Tarjeta como identificación

Esta tarjeta de débito trae en la parte delantera la fotografía del beneficiario, junto con el logotipo del Procampo y un código de barras tridimensional que ayuda a evitar cualquier falsificación. También trae impreso el número de cuenta, ya que la tarjeta pertenece al Libretón y de esta manera el beneficiario está manejando una cuenta bancaria.

Mendoza dijo que las tarjetas de débito se lanzaron en septiembre del año pasado en calidad de plan experimental y el total de los plásticos se comenzarán a entregar en mayo próximo.

Con la tarjeta el agricultor se verá beneficiado, en primer lugar, porque podrá manejar una cuenta bancaria; en segundo lugar, porque servirá como credencial oficial (como la de elector), y por último, tendrá una forma muy cómoda de recibir dinero del gobierno gracias al acceso que tendrá a cajeros automáticos.

La simplificación administrativa que significa el uso de las tarjetas de débito también se traduce en ahorros económicos para el gobierno y para la banca privada, sobre todo si se toma en cuenta que la emisión de un cheque cuesta 5 pesos. El costo del manejo de cheques es de unos 10 pesos, en comparación con el costo de un peso de cualquier transacción electrónica.

BBVA Bancomer es el banco con mayor presencia en México, son cerca de 1,700 sucursales y más de 400 plazas atendidas. De acuerdo con Mendoza, se cubren lugares donde la competencia no llega y los productos que desarrollan tarde o temprano beneficiarán también al sector campesino, como la tarjeta con la que hoy en día se puede pagar la cuota de una autopista.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO